Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

Muchos sueñan con dejar atrás la vida corporativa. Volver al antiguo yo de escribir, hablar y enseñar. Y, al final, el tiempo y la perspectiva de las cosas solo dejan cosas positivas sobre esta decisión.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

1.  Muerte y reuniones.
Se pierde mucho tiempo en las reuniones, de muchas maneras. En minucias, microgestión o enmascaramiento. Pregunta por qué te reúnes. Pregunta si puedes hacerlo a través de correo electrónico.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

2. Echo de menos la mayoría de las personas y ninguno de los procesos.
El proceso puede servir a un propósito, a veces. Las personas con las que trabajamos nos dan un propósito, todo el tiempo. Cuando te quitan a la gente de al lado, te recuerdan algo: la vida son relaciones.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

3. Se trata menos de ser impresionante, y más acerca de dejar huella.
En el mundo corporativo, es fácil pasar demasiado tiempo preocupándose por cómo te encuentras en reuniones o por lo que tu jefe piensa de ti. Pero, lo que cuenta es lo que la gente piensa de ti. Es lo que dicen sobre ti, desde el corazón, cuando nadie está mirando. ¿Qué tipo de persona eres? ¿Qué tipo de huella dejó en la vida de los demás?

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

4. Todas esas pequeñas cosas realmente son cosas pequeñas.
El pequeño pinchazo de un gerente, la bola caída de un compañero de trabajo, el disgusto con tu entorno de oficina anticuado. Sea cual sea tu pequeña cosa, sólo recuerda que sólo es eso y no dejes que se acumule.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

5. La flexibilidad es embriagadora.
La gente cada vez más encuentra un horario de trabajo flexible 10 veces más motivador que un enorme aumento de sueldo. Si eres un jefe, se valiente, confía, y encontrarás maneras de conceder esta flexibilidad de gran alcance. Si eres un empleado, pídelo.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

6. Mi presencia es más de un presente.
No me refiero a esto egoístamente. Estar fuera de un entorno empresarial altamente estresante reduce las defensas, y aumenta el CI interpersonal. Estarás más relajado, menos preocupado y más plenamente presente con los demás.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

7. No hay mayor recuperación que sentirse desafiado y crecer de nuevo.
Volver a aceptar la idea de desafío y crecimiento. Es un elixir de alegría.

Lo que aprendes si dejas la vida corporativa de lado

8. Tu salud debe estar en un pedestal.
La vida corporativa puede ser sinónimo de sacrificio, a menudo del tipo mental y físico. Ser capaz de subir tu inversión en salud es pagar dividendos en tu vida profesional. La salud y el trabajo no tienen que ser mutuamente excluyentes.

[td_smart_list_end]