Para aquellos que no son conscientes, la capacidad de manejar sus emociones y mantener la calma bajo presión tiene un vínculo directo con su rendimiento. TalentSmart ha llevado a cabo investigaciones con más de un millón de personas, y han descubierto que el 90 por ciento de los mejores son altos en inteligencia emocional. Estos individuos son expertos en la gestión de sus emociones (incluso en momentos de estrés alto) con el fin de mantener la calma y en control.

Lo bueno: no es realmente bueno
La mayoría de las personas comienzan a beber cafeína porque les hace sentirse más alerta y mejora su estado de ánimo. Muchos estudios sugieren que la cafeína realmente mejora el desempeño cognitivo de la tarea (memoria, capacidad de atención, etc.) a corto plazo.

Desafortunadamente, estos estudios no consideran los hábitos de cafeína de los participantes. Una nueva investigación de la Escuela de Medicina Johns Hopkins muestra que los aumentos de rendimiento debido a la ingesta de cafeína son el resultado de los bebedores de cafeína experimentando una reversión a corto plazo de la abstinencia de cafeína. Controlando el uso de cafeína en los participantes del estudio, los investigadores de John Hopkins encontraron que la mejora del rendimiento relacionada con la cafeína es inexistente sin la abstinencia de cafeína. En esencia, salir de la cafeína reduce su rendimiento cognitivo y tiene un impacto negativo en su estado de ánimo. La única manera de volver a la normalidad es beber cafeína, y cuando lo bebes, te sientes como si te estuviera llevando a nuevas alturas. En realidad, la cafeína está tomando su rendimiento de vuelta a la normalidad durante un corto período de tiempo.

Lo malo: Adrenalina

Beber cafeína desencadena la liberación de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la respuesta de “lucha o huida”, un mecanismo de supervivencia que te obliga a ponerte de pie y luchar o correr por las colinas cuando se enfrenta a una amenaza. El mecanismo de lucha o huida evita el pensamiento racional a favor de una respuesta más rápida. Esto es genial cuando un oso te está persiguiendo, pero no tan buena cuando estás respondiendo a un correo electrónico breve. Cuando la cafeína pone su cerebro y cuerpo en este estado hiperactivo, sus emociones invaden su comportamiento.

La irritabilidad y la ansiedad son los efectos emocionales más frecuentes de la cafeína, pero la cafeína permite que todas sus emociones se hagan cargo. Los efectos negativos de una oleada de adrenalina generada por cafeína no son sólo conductuales. Los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon descubrieron que las grandes dosis de cafeína aumentan la presión arterial, estimulan el corazón y producen una respiración superficial rápida, que los lectores de Inteligencia Emocional 2.0 saben que priva al cerebro del oxígeno necesario para mantener su pensamiento sereno y racional.

Lo peor: dormir
Cuando duermes, tu cerebro literalmente se recarga, barajando los recuerdos del día y almacenándolos o descartándolos (lo que causa sueños), para que despiertes alerta y con la mente clara. Su autocontrol, enfoque, memoria y velocidad de procesamiento de información se reducen cuando usted no recibe suficiente o el tipo adecuado de sueño. Su cerebro es muy voluble cuando se trata de dormir. Para que usted despierte el sentimiento descansado, su cerebro necesita moverse a través de una serie elaborada de ciclos. Usted puede ayudar a este proceso a lo largo y mejorar la calidad de su sueño, reduciendo su consumo de cafeína.

La cafeína tiene una semivida de seis horas, lo que significa que toma un total de veinticuatro horas para trabajar su salida del sistema. Cualquier cosa que beba después del mediodía seguirá teniendo el 50 por ciento de fuerza a la hora de acostarse. Cualquier cafeína en el torrente sanguíneo hace que sea más difícil quedarse dormido.

Cuando finalmente te duermas, lo peor está por venir. La cafeína interrumpe la calidad de su sueño reduciendo el sueño rápido del movimiento del ojo (REM), el sueño profundo cuando su cuerpo recupera y procesa emociones. Cuando la cafeína interrumpe su sueño, se despierta al día siguiente con una discapacidad emocional. Usted naturalmente va a estar inclinado a tomar una taza de café o una bebida energética para tratar de sentirse mejor. La cafeína produce surtos de adrenalina, que más su discapacidad emocional. La cafeína y la falta de sueño le dejan sentirse cansado por la tarde, por lo que beber más cafeína, que deja aún más de ella en el torrente sanguíneo a la hora de acostarse. La cafeína crea muy rápidamente un ciclo vicioso.