En general, a través de los dispositivos, los recuentos estaban “por todas partes”, dice Euan Ashley, uno de los autores del estudio y profesor asociado de medicina en la Universidad de Stanford. “A veces era demasiado alto, a veces era demasiado bajo”.
Para cualquiera que planee comidas alrededor del número de calorías que supuestamente ha quemado, será un problema.

Pero en lugar de maldecir los dispositivos para los números engañosos, Ashely recomienda revaluar la decisión de contar las calorías en primer lugar. Esto se extiende a las aplicaciones de seguimiento de calorías. Aunque son ampliamente útiles como herramientas de rendición de cuentas, “tampoco somos muy buenos para estimar las calorías en los alimentos”. Por eso, recomienda un enfoque más analógico: hacer un esfuerzo consciente para moverse más y suscribirse a una dieta rica en vegetales, cereales y otros alimentos saludables.

La relación de las calorías con la pérdida de peso está en el punto de mira. Durante décadas, se creía que era simple: un déficit calórico de 3.500 calorías se traducía en la pérdida de un kilo. Pero a medida que nuestra comprensión del metabolismo crece – en particular cómo el cuerpo lucha contra la pérdida de peso – la simplicidad de esta ecuación está siendo cuestionada.

Hoy en día, debemos lidiar con factores confusos, a menudo frustrantes. En un mundo donde el ejercicio puede conducir al aumento de peso, los rastreadores de la aptitud pueden inhibir la pérdida del peso, y una dieta “sana” puede cambiar basada en su genética, lo que demuestra que es más complicado que contando calorías. Incluso si los números son precisos.