1. ¿Cuáles son los detalles de mi plan de compensación, incluyendo salario, bonificación y beneficios?

2. ¿Cuáles son mis horas de trabajo?

3. ¿Cuáles son las expectativas de la empresa en torno a la comunicación (correo electrónico, texto, teléfono) después de la jornada laboral?

4. ¿Cuáles son las expectativas acerca de llevar el trabajo a casa?

5. ¿Voy a viajar para este trabajo – y si es así, con cuanta frecuencia, por cuánto tiempo, y a qué destinos?

6. ¿Cómo me evaluarán en este puesto? ¿Cuándo es mi primera revisión de rendimiento? ¿Qué otras métricas usará mi jefe para evaluarme (objetivos semanales o mensuales, por ejemplo)?

7. ¿De qué manera esta posición ayuda a la empresa a alcanzar sus objetivos?

8. ¿Cuál es el código de vestimenta?

9. ¿Puedo trabajar desde casa a veces (por razones meteorológicas, o cuando este enfermo)?

10. ¿Puedo cambiar mi horario cuando sea apropiado para acomodarlo a situaciones especiales?

La próxima vez que busque empleo, obtendrá respuestas a todas estas preguntas antes de firmar su carta de oferta, o mejor aún, antes de recibir la carta. No necesita entrar en pánico, aun con la oferta aceptada, puede cubrir algunos de estos problemas (como las horas básicas de trabajo y el código de vestimenta) con su contacto de recursos humanos por correo electrónico antes de llegar a su primer día de trabajo. Otros temas de la lista se manejan mejor en una discusión cara a cara.

Todos somos CEOs ahora. Tenemos que dirigir nuestras carreras como negocios. A lo largo de su carrera tendrá grandes decisiones que tomar, incluyendo decisiones sobre si aceptar una oferta de trabajo o rechazarla.

Es importante tomar grandes decisiones cuando está tranquilo y tener tiempo para pensar si aceptar o rechazar la oferta. Tenga en cuenta que cada vez que entramos en una nueva situación, somos principiantes y aunque esto no es malo, podemos sentirnos fácilmente perdidos o inexpertos.