Pero este compromiso no sirve solo en el lanzamiento y para dar una buena imagen en el sitio web, también asegura que los productos se obtienen de manera sostenible y contribuyen a salvar el planeta. Otras startups incluso dan parte de sus ganancias a proyectos de desarrollo y están totalmente orientadas hacia su propósito en lugar de solo hacia el beneficio. El negocio social no es nada nuevo, pero ¿qué pasa con el negocio sostenible? Aquí hay algunos consejos sobre por qué y cómo debe incluir la sostenibilidad en su misión central.

# 1 Mire su plan de negocios
¿Su plan de negocios incorpora labores sociales? ¿Tiene los medios para donar algunos de sus beneficios a la caridad? Si es así, adelante. Si no, ¿hay algún cambio en su plan de negocios para hacerlo más sostenible, ahorrar algo de agua / electricidad / recursos? La incorporación de la sostenibilidad en su plan de negocios puede ser una parte integral de su empresa e incluso puede mejorar su rendimiento. Poner la sostenibilidad en el centro de su startup da a su empresa un propósito y crea valor para sus clientes.

# 2 Gastar dinero para ahorrar dinero
En muchos casos, “ser verde” no es sólo una estrategia para sentirse bien y complacer a los clientes, sino que puede ahorrar dinero real. Los clientes son cada vez más conscientes del medio ambiente, y tienden a comprar productos que confían son buenos para ellos y sus alrededores. Incluso si ‘ser verde’ puede parecer caro al principio, en la mayoría de los casos dará sus frutos a largo plazo. Los clientes se han vuelto más inteligentes acerca de sus decisiones de compra y apreciarán la milla extra que ha recorrido con su producto.

# 3 Conéctese con otros
Hacer su enfoque de inicio hacia la sostenibilidad es un trabajo duro, pero factible. Y no está solo. Hay muchas organizaciones en toda Europa centradas en conectar gente que está pasando por el mismo proceso. Un ejemplo es el Centro de Impacto, que se encuentra en toda Europa, centrado en la creación de empresas con un impacto social y sostenible hacia el planeta y la sociedad.

Hacer que su puesta en marcha y sus productos sean sostenibles es un desafío, pero le hará replantearse y reenfocarse en su propósito. Engranar más empresas hacia esta causa no sólo puede marcar la diferencia, sino incluso hacerle ganar más dinero, volver su negocio más eficiente y salvar de paso la riqueza de nuestro planeta.