Ser empresario de un negocio joven no sólo será agotador para ti, sino que también habrá momentos en que la cantidad de trabajo será tan abrumadora, que inevitablemente te sentirás solo y desbordado. Piensa así: un co-fundador se parece mucho a una pareja; miráis el uno por el otro y la confianza es ciega. Tu contraparte asume responsabilidades y tú debes ser transparente y capaz de discutir todo lo relacionado con vuestra “relación”.

Encontrar a la persona adecuada puede llevarte años o puedes tener la suerte de que sea el primer pilar existente en tu negocio. De cualquier manera, debes prepararte para hacer frente a la emoción y la alegría de los logros conjuntos, así como a algunas rachas recurrentes de decepción y fracaso compartidos. Para simplificar las cosas, dejémoslo en que hay al menos dos razones por las que necesitas un co-fundador:

Tomar decisiones – ¿Tienes alguna idea de cuántas decisiones tendrás que tomar diariamente? Puedes confiar en tu instinto, pero ¿cómo saber si estás eligiendo la mejor opción para tu negocio? Un co-fundador te ofrecerá una segunda opinión, una perspectiva nueva y fresca sobre las cosas.
Obtención de inversores – Los empresarios tienden a confiar más en la idea de dos mentes que en la de un visionario solitario. También una compañía que es llevada por dos personas es más probable que alcance sus objetivos. Por lo tanto, si buscas financiación para el inicio y deseas hacerlo rápido, empieza por buscar un co-fundador bien relacionado en la industria que te facilite contactos y que pueda vender tu idea.

¿Qué debes buscar en tu co-fundador?

Haz una lista con las cosas en las que eres bueno y sé honesto para crear otra lista con las cosas en las que flaqueas. A continuación piensa en quién podría manejar esos aspectos con éxito. El conjunto de habilidades y la personalidad del co-fundador debe complementar las tuyas. ¿Serás capaz de inculcar a esta persona la misma pasión y dedicación que sientes hacia el negocio? Sin habilidades, no se puede dirigir el negocio, y no se puede hacer mucho cuando las personalidades no coinciden.