El nuevo estudio, que se presentó esta semana en la reunión anual de la Sociedad Endocrina en Orlando, y aún no se ha publicado en una revista revisada, analizó cuestionarios sobre humor, calidad del sueño y preferencias de tiempo a 476 personas en Chicago y Tailandia. En ambos grupos de participantes, las personas que tenían un cronotipo posterior, las que preferían quedarse despierto hasta tarde y hacer actividades por la noche, reportaron más síntomas de depresión que aquellos con cronotipos tempranos. Esto fue cierto incluso después de que los investigadores ajustaran la calidad del sueño, la edad, el sexo y otros factores que podrían afectar a las tasas de depresión.

“Los resultados son importantes porque la depresión es común en pacientes con diabetes”, dice el investigador principal Sirimon Reutrakul, MD, profesor asociado en la Facultad de Medicina de la Universidad Mahidol en Tailandia. Además, añade que la depresión no tratada puede hacer que sea más difícil para las personas controlar su diabetes y puede contribuir a la falta de autocuidado, control de glucosa en la sangre y complicaciones de la diabetes.

El estudio no fue capaz de demostrar una relación de causa y efecto en cualquier dirección, y el Dr. Reutrakul dice que la asociación entre la depresión y el cronotipo fue “sólo moderado”. Eso sí, asegura que los resultados apoyan un vínculo entre la regulación circadiana y el funcionamiento psicológico en personas con diabetes.

Aprender más acerca de esta relación podría ayudar a los médicos a desarrollar estrategias para mejorar la salud mental y física en pacientes con diabetes. Por ejemplo, estudios futuros podrían investigar si los tratamientos para los desequilibrios circadianos -como la terapia de luz y la melatonina- también podrían ser útiles para controlar los síntomas de depresión.

Pero para las personas con diabetes que son noctámbulos naturales, el Dr. Reutrakul dice que no está claro si forzar un cambio en los patrones de sueño es una buena idea. “Creo que todo el mundo tiene su propio tiempo y queda por ver si ir a la cama antes y despertar antes podría ayudar”, dice.

Por ahora, añade, es útil para las personas con diabetes simplemente ser conscientes de la asociación y saber que un cronotipo posterior es otro factor de riesgo para la depresión.

El estudio también encontró que la mala calidad del sueño también se asocia con más síntomas de depresión. “Conseguir un sueño adecuado, regular y ser consistente en términos de tiempo de sueño, es una buena idea, pase lo que pase”, dice.