"
"

Tu teléfono está matando tu productividad

Sentirte vacío si no tienes el teléfono entre tus manos no es raro. Este es un comportamiento típico de los millennials. Según OpenMarket, el 83% de los millennials abre mensajes de texto a los 90 segundos de recibirlos.\n\n

Compartir


Lo que servía para hacer llamadas telefónicas y enviar mensajes de texto, ahora sirve como banca, lugares de compras, medidas de fitness y hasta sirve para tocar música. Además, nuestros teléfonos no sólo se utilizan para actividades personales, sino también para el trabajo.

Aunque algunas aplicaciones nos hacen más productivos, el costo no siempre supera el beneficio. En otras palabras, la multitarea puede estar matando nuestra productividad en el trabajo.

En primer lugar, es importante entender que nuestros teléfonos tienen un impacto en nuestra salud mental y emocional. Los estudios han demostrado que las respuestas de dopamina en el cerebro nos hacen participar en el comportamiento de búsqueda de placer en lo que se refiere al uso del teléfono. Enviamos un mensaje y buscamos una respuesta, o buscamos información y somos recompensados con la respuesta.

En realidad, hay un nombre para esta adicción a teléfonos inteligentes y se llama nomophobia. Si somos adictos a las alertas y mensajes de nuestro teléfono, tendría sentido decir que esto afecta a nuestro trabajo.

Según Pew Research Center, las celdas entre las edades de 18 y 24 años intercambian un promedio de 109.5 mensajes en un día normal, lo que equivale a más de 3.200 textos por mes. Si asumimos que un millennial pasa un tercio de su día en el trabajo, están recibiendo entre 30-40 mensajes durante una jornada laboral.

Lo que es chocante sobre este número es que el Diario de Psicología Experimental: Percepción y Desempeño Humano encontró que la tasa de errores cometidos después de escuchar o sentir una alerta en el teléfono era casi la misma que si hubieran respondido a una llamada o al propio mensaje.

Otro estudio de 2013, hecho por FSU, encontró que la probabilidad de cometer un error aumentó un 28% después de recibir una llamada telefónica y un 23% después de obtener un mensaje texto.

Un reciente estudio de CareerBuilder confirmó el generador de distracción que es nuestro dispositivo móvil. Cuando se les pidió que nombraran al mayor asesino de productividad en el trabajo, los empleados respondieron que su teléfono y los mensajes de texto encabezaban la lista.

«A menudo, un recién graduado no conoce ningún otro estilo de vida, sino ser sensible a los» pings «de los medios sociales y mensajes de texto», dijo el Dr. Tim Elmore, Presidente de Growing Leaders, una organización sin fines de lucro global que atiende a jóvenes adultos. Dado que nuestros teléfonos nos han permitido realizar múltiples tareas, es probable que escuchar el zumbido de nuestro teléfono pueda interrumpir nuestro proceso de pensamiento lo suficiente como para empezar a considerarlo. El zumbido de un mensaje de texto puede hacernos pensar en nuestra lista de recordatorios, pagar una factura, ordenar un artículo en línea, consultar nuestro calendario y desear a un amigo un feliz cumpleaños en las redes sociales.