Delta del Ebro (Foto: Catalunya.com)

Aunque España se ha ganado el reconocimiento mundial gracias a sus vibrantes ciudades, sus impresionantes playas y su rica gastronomía, el país sigue estando muy infravalorado en lo que respecta al turismo de naturaleza. 

Para fomentar otro tipo de ocio, te mostramos cinco de los mejores parques naturales para disfrutar de la naturaleza que hay en España este verano.

Doñana

Foto: Junta de Andalucía

El Parque Nacional de Doñana, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y Humedal Ramsar a la vez, ofrece una oportunidad inigualable para avistar la fauna autóctona más escurridiza de España. Desde pequeños pájaros cantores hasta el escurridizo lince ibérico. 

Aunque hay más de 200 especies de aves diferentes que viven en el parque, hay un ave en particular que es un gran atractivo para el turismo: el flamenco mayor. 

Durante la primavera, estas aves rosadas se reúnen por todo el parque, dándose un festín de gambas y moluscos junto a espátulas, garzas reales y una gran cantidad de otras aves zancudas migratorias.

Somiedo

Foto: Francisco Jiemenez Soria (Flickr)

Creado en 1988, esta reserva verde en el corazón de la Cordillera Cantábrica ha sido calificada como el «Yellowstone de España». Nombre que le debe a la gran cantidad de osos pardos ibéricos que poblan sus bisques. 

Aunque estos úrsidos estuvieron en su día al borde de la extinción debido a la actividad humana, el Parque Natural de Somiedo es uno de los mejores lugares del país para ver a estas animalesen persona. 

Aunque los osos son sin duda el habitante más famoso del parque, también es una zona importante para las aves. En concreto más de 100 tipos.

Delta del Ebro

Foto: Catalunya.com

El Ebro es el segundo río más largo de la Península Ibérica, y en su desembocadura oriental se puede disfrutar de un paisaje y fauna inigualables.

Empezando en la ciudad catalana de Amposta, los visitantes pueden realizar múltiples incursiones en el Parque Natural del Delta del Ebro. La Laguna de la Encanyissada es uno de los destinos más populares del parque para los observadores de aves. 

Con más de 150 variedades diferentes de aves zancudas, acuáticas y rapaces registradas en todo el delta, es fácil entender por qué este lugar recibió el estatus de Humedal Ramsar en 1993.

Garajonay 

Foto: Els Slots (Flickr)

Situado en el corazón de La Gomera, este remoto santuario alberga una gran cantidad de especies autóctonas que sólo se encuentran en las Islas Canarias. 

Para los observadores de aves en particular, hay dos variedades endémicas de palomas a las que hay que prestar atención, así como halcones o perdices.

En cuanto a la vida de los reptiles, el endémico eslizón canario occidental es un espectáculo común en la isla. Más complicado es ver el lagarto gigante de Gomera, una especie autóctona en peligro de extinción que es particularmente vulnerable a los gatos salvajes.

Sierra Nevada

Foto: Rafael De la Torre (Flickr)

Los aventureros ávidos de actividades al aire libre deben tomar nota: Sierra Nevada cuenta con más de 212.000 hectáreas de montañas para explorar. 

Los amantes de la fauna pueden disfrutar de una enorme variedad de especies autóctonas españolas. Entre ellas se encuentran las águilas reales, cabras montesas y más de 100 variedades diferentes de mariposas. 

Después de pasar unos días caminando por los rincones de Sierra Nevada, la histórica ciudad de Granada es el destino perfecto para relajarse, con una abundante cocina andaluza y una hermosa arquitectura.