En los últimos años, las empresas, cada día son diferentes y las oportunidades importantes van y vienen a un ritmo a menudo alarmante. La gente anhela consistencia y tiende a temer lo desconocido.

El miedo a lo desconocido es, por supuesto, una parte fundamental de la naturaleza humana; un vestigio de nuestro pasado primitivo donde jugar seguro era una cuestión de vida o muerte. Mientras nuestra sociedad ha evolucionado, este miedo profundamente arraigado ha permanecido como parte de la experiencia humana.

La realidad es que la incertidumbre es simplemente inevitable. La incertidumbre y la oportunidad van de la mano, y donde hay incertidumbre, también hay estrés, ansiedad y frustración.

En la superficie, esto puede parecer una experiencia negativa. Sin embargo, una vida de incertidumbre puede hacer que los equipos se hagan más fuertes.

La metáfora de la roca

Nuestras personalidades son como rocas toscas, llenas de bordes afilados e imperfecciones, que han sido arrojadas a un río. Así como las rocas son pulidas y suavizadas lentamente por el flujo constante del río, nuestras personalidades son pulidas y refinadas por el flujo constante de desafíos y la incertidumbre que enfrentamos.

Como humanos, retrocedemos ante el pensamiento de incomodidad. Sin embargo, es a través de la incomodidad y el sufrimiento cuando nos hacemos más fuertes.

Crecer tanto personal como profesionalmente

Aunque ciertamente hay valor en la incomodidad, no hay duda de que la incertidumbre generalizada tiende a sacar lo peor de la gente. Afortunadamente, cada vez que esto sucede tenemos la oportunidad de enfrentar estas tendencias y cambiar. En los negocios, abarcar la incomodidad que acompaña a la incertidumbre conduce a la confrontación interna y, esperamos, el crecimiento.

En el catolicismo, hay un concepto llamado metanoia, que significa “cambio en el modo de vida que resulta de la penitencia o conversión espiritual”.

Vive el momento

Quizás el efecto secundario más valioso de lidiar con la incertidumbre es la capacidad de vivir en el momento.

La incertidumbre y la oportunidad están inextricablemente entrelazadas. Si estás buscando crear tu marca en el mundo, tendrás que aprender a lidiar con la ansiedad y el estrés de mirar en el vacío de lo desconocido.