“Hay un caos generalizado en el mundo de la nutrición”, dice Andrew Freeman, director de prevención cardiovascular y bienestar en National Jewish Health en Denver. “Parece que las recomendaciones van y vienen todo el tiempo”. En parte, esto se debe a que la nutrición es una ciencia en constante evolución. Los estudios bien diseñados, incluyen idealmente un tiempo de larga duración, un gran tamaño de muestra y requieren que los participantes se adhieran a una dieta estricta.

Y ese es sólo un ejemplo. Freeman, junto con otros 11 investigadores, analizó cerca de 150 estudios de nutrición para determinar qué modas de alimentos están respaldadas por la ciencia y cuáles no. Sus resultados se recopilan en una revisión, publicada en el Journal of the American College of Cardiology.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=12047]