¿Qué le regalas a un multimillonario que lo tiene todo –incluidos los New England Patriots– por su 80º cumpleaños? El rapero Meek Mill, Jay-Z, el propietario de los Philadelphia 76ers, Michael Rubin, y el resto del grupo de amigos sabían justo lo que Robert Kraft quería: un nuevo Bentley.

«¿Cómo diablos lo habéis conseguido?», preguntó el sorprendido cumpleañero en un vídeo publicado en el Instagram de Mill, dos días después de la celebración. «Porque no pudimos conseguirlo», continuaba incrédulo Kraft, propietario del equipo de fútbol americano New England Patriots. 

La sorpresa no era otra cosa que un Bentley Continental GT Speed Convertible azul que, evidentemente, el multimillonario llevaba tiempo persiguiendo.

Los generosos amigos –que han trabajado juntos en la Reform Alliance, una organización que fundaron en 2019 para transformar el sistema de libertad condicional y libertad vigilada de Estados Unidos– encontraron y transportaron el Bentley mediante una plataforma desde Florida hasta la nueva casa de Kraft, de 43 millones de dólares, en los Hamptons. 

El octogenario, que al parecer había estado buscando un Bentley, aún no se había decidido por una marca y un modelo concretos, pero a juzgar por su reacción cuando Rubin lo presenta en el vídeo, sus amigos se apuntaron un buen tanto con su regalo.

El Continental GT Speed, que cuesta unos 240.000 dólares sin extras, se lleva fabricando desde 2003. El coche pesa 1.500 kilos y cuenta con un sistema especial de suspensión neumática.

El motor de 6 litros turboalimentado de 650 CV y la tracción a las cuatro ruedas hacen que el sprint de 4 segundos de 0 a 100 sea suave, una delicia para todo amante del motor. 

Aunque el modelo de Kraft es un descapotable, puede optar por conducir con la capota cerrada. Una posibilidad gracias a su cristal de doble capa proporciona una conducción silenciosa, incluso a una velocidad máxima de 208 mph.