En los créditos iniciales de Friends, los seis coprotagonistas de la serie bailan en una fuente mientras la canción principal del programa se lamenta de la vida de un neoyorquino de veintitantos años cuyo «trabajo es una broma, estás arruinado, tu vida amorosa está muerta».  

Veintisiete años después del debut de la comedia, sus estrellas –y sus creadores– están lejos de estar arruinados.

El esperado reencuentro de Friends, que se emitió el jueves en HBO Max, pagó a Mónica, Phoebe, Rachel, Chandler, Joey y Ross hasta 5 millones de dólares a cada uno, según una fuente cercana.

No está mal para una noche de trabajo, pero es una miseria comparado con lo que han ganado en las casi tres décadas de duración de la comedia. 

136 millones para los actores y 550 para los directivos

La popularísima comedia generó casi 1.400 millones de dólares en ganancias desde el debut su en 1994, según Forbes. De esa cantidad, la revista estima que los seis protagonistas de la serie recibieron casi 136 millones de dólares cada uno.  

El equipo creativo de los creadores de la serie, David Crane y Marta Kaufman, y su coproductor ejecutivo, Kevin Bright, se repartieron unos beneficios brutos de al menos 550 millones de dólares.

Cuando se emitió en la NBC entre 1994 y 2004Friends era uno de los programas más importantes de la cadena en la noche de los jueves, junto con Seinfeld, Loco por ti, Will y Grace y Urgencias. La sitcom juntaba a una media de 25 millones de espectadores delante del televisor.

Pero el dinero no llegó de inmediato. Warner Bros Television concedió la licencia de Friends a la NBC; durante los primeros cuatro años, la productora perdió dinero con la serie, apostando a que se amortizaría más tarde, cuando llegara la sindicación.  

Cuando Friends entró en su quinta temporada, la NBC estaba tan decidida a mantener la comedia en su programación de los jueves por la noche que aceptó cubrir los costes de producción. 

A lo largo de sus 10 años de emisión, los gastos incluyeron unos 70 millones de dólares en honorarios de los productores Bright-Kauffman-Crane y casi 100 millones de dólares para las estrellas, cuyos salarios pasaron de unos modestos 22.500 dólares por episodio en la primera temporada a un millón de dólares por programa en los dos últimos años, lo que convirtió a Aniston, Cox y Kudrow en las actrices mejor pagadas de la época.

4.800 millones gracias a la distribución

La verdadera recompensa comenzó cuando la serie entró en la red de distribución. Con casi 100 episodios acumulados en esos primeros cuatro años, Warner Bros tenía suficientes programas para empezar a vender reposiciones a emisoras locales, redes de cable y canales de fuera de Estados Unidos, . Finalmente, los de streaming, una serie de acuerdos que, según Forbes, supusieron unos 4.800 millones de dólares para la productora.  Eso no incluye los ingresos por la venta de DVD.

Los creadores y actores siguen repartiéndose el botín de las reposiciones. Tras deducir los costes de distribución, marketing y gastos administrativos relacionados, Forbes calcula unos ingresos de 260 millones de dólares para el reparto y al menos 475 millones de dólares para Bright-Kauffman-Crane.

Aniston, entre las actrices mejor pagadas

Una vez terminada la serie, todos sus protagonistas continuaron en el mundo de la interpretación.

Aniston, sin duda, ha tenido el mayor éxito financiero al seguir apareciendo en la lista de Forbes de las actrices mejor pagadas a lo largo de los años.

En 2017, Forbes estimó su patrimonio neto en 200 millones de dólares, una cifra que tenía en cuenta los ingresos de Friends y otros trabajos de interpretación, así como los trabajos de modelo y demás ingresos.

Recientemente, Aniston consiguió un pago de un millón de dólares por episodio (y una nominación al Emmy) por su papel de presentadora de noticias Alex Levy en el drama de Apple TV+ de 2019 The Morning Show.