Miguel Bosé vuelve a tener problemas con Hacienda. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado un recurso del cantante contra una multa de la Agencia Tributaria por deducirse indebidamente gastos de sus empresas, que en realidad eran de índole personal.

Al parecer, el artista se habría deducido el IVA de gastos como la compra de jamones y embutidos, recoge el diario El País. Además de tratamientos de fisioterapia, un entrenador personal, el servicio doméstico o diversas reformas a través de su empresa Costaguana. 

Bosé a también utilizó la factura de los servicios de seguridad de un inmueble de Pozuelo de Alarcón para reducir indebidamente su factura tributaria, según el criterio del fisco. 

Asimismo, Hacienda tampoco consideró deducibles las cuotas del renting de su coche, un Audi de alta cilindrada, así como las reparaciones de un Mercedes y un Toyota, informa el diario. Por todo ello reclama a la empresa 55.350,53 euros más otros 23.536,87 euros de sanción, según la sentencia dictada el pasado 3 de marzo.

Por su parte, Miguel Bosé decidió recurrir ante los tribunales una sentencia anterior del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid, que le reclamaba a Costaguana esas cantidades por el IVA del segundo trimestre de 2010. Y el cuarto trimestre de 2011. El polémico cantante alegó que se anulara la inspección de Hacienda “porque no le fue notificada correctamente”.

Problemas desde 2019

La sentencia le recuerda a Bosé que sus problemas no terminan aquí. El escrito se refiere a los frentes abiertos que tiene con Hacienda al mencionar que Bosé “participaba en un entramado de empresas radicada en Holanda” y que “se descubrieron también importantes entradas y salidas de capital, provenientes de Luxemburgo y con destino a Estados Unidos”.

Los conflictos Miguel Bosé-Hacienda no son nuevos. En 2019, el intérprete consiguió salir de la lista de morosos en la que aparecía al abonar parte de la deuda que mantenía con el fisco. Un total de 1,8 millones de euros.