La relojera Omega se asoció con la saga cinematográfica de James Bond en 1995, ajustando a la muñeca del espía británico un Seamaster Quartz Professional Diver 300 M con láser incorporado, con el que cortaba una placa de acero que le liberaba de una delicada situación en GoldenEye. Entonces era el actor Pierce Brosnan quien encarnaba al agente secreto. Siete películas después (El mañana nunca muere, El mundo nunca es suficiente, Muere otro día, Casino Royale, Quantum of Solace, Skyfall y Spectre), la relación entre la relojera perteneciente al grupo suizo Swatch y James Bond continúa.

Se han cumplido casi cinco años desde el estreno de Spectre (2015), la última película de la franquicia de espías más rentable, y Bond vuelve a los trajes de Tom Ford, a los bólidos Aston Martin y a los relojes Omega en Sin tiempo para morir, que verá la luz el próximo 2 de abril en Londres, y que será el filme número 25 de James Bond.

Para esta ocasión, Daniel Craig, el actor que le da vida desde Casino Royale (2006), ha contribuido al diseño del Seamaster Diver 300 M 007 Edition que lucirá en la gran pantalla. Trabajando con Omega decidimos que un reloj ligero sería clave para un militar como 007. También sugerí algunos detalles y colores de época para dar al reloj un estilo único”, ha dicho Craig.

Seamaster Diver 300 M 007 Edition de Omega.

El Diver 300 M, un reloj acuático, se presentó en sociedad en 1993, y es el que más ha ayudado a Bond en sus misiones. Su última versión, que veremos en Sin tiempo para morir, mide 42 mm de diámetro, y tanto su caja como su brazalete de malla con hebilla ajustable están fabricados en un resistente titanio de grado 2.

Para la esfera y el aro del bisel se ha escogido el aluminio, en un color (llamado tropical) que reproduce el marrón envejecido que algunos relojes de época adquieren con el paso del tiempo. Para darle otro aire se puede llevar con una pulsera de nailon (denominada nato) en marrón oscuro, gris y beis, con el 007 grabado en la presilla.

El Seamaster Diver 300 M 007 Edition incorpora el movimiento Omega Co-Axial Master Chronometer calibre 8806, y es resistente al agua hasta 300 metros. Está disponible desde este mes en la colección actual de Omega (aunque aún no se sabe cuándo llegará a España), con varios números en el fondo de la caja propios de una pieza militar: ‘0552’ es el código para el personal de la marina; el ‘923 7697’ es el guarismo de un reloj de inmersión; 62 es el año de la primera película de Bond, y la letra A indica que se trata de un reloj de corona atornillada. Su precio es de 8.700 euros.

Este reloj se suma a un set de edición limitada que Omega acaba de lanzar. Se trata del Seamaster Diver 300 M James Bond Limited Edition, pensado para coleccionistas. Llega en dos versiones: con caja de acero y correa de caucho negro y en oro amarillo con correa de caucho negro y hebilla de oro. Ambos presentan una esfera de cerámica negra cepillada en espiral con un recubrimiento de PVD negro y un diseño de cañón de pistola grabado con láser. El bisel, de cerámica negra, muestra una escala de buceo, y hay una placa grabada con el número de la edición en el costado de la caja.

50 años de la llegada a la luna

Un Worldtimer mucho más asequible

La cara oculta