Al frente del gigante Seiko Holdings Corporation se encuentra Shinji Hattori (1953), su presidente y consejero delegado, bisnieto del fundador de la empresa. El grupo es una gloria nacional en Japón y sinónimo de relojes de cuarzo asequibles y mecánicos de alta calidad por estos lares. Pero su obsesión con la exactitud no está reñida con las emociones, según relata a Forbes el propio Hattori.

Seiko está presente en casi todos los rangos de precio. ¿Cuáles funcionan mejor y cuáles peor?

En los últimos años, Seiko ha tenido más éxito con relojes de valor añadido en el rango medio y alto de precios. Los de precio popular no van bien en todo el mundo, principalmente por la creciente popularidad de los relojes inteligentes. Nuestros productos con arte o artesanía japonesa también son bien recibidos.

¿Es el precio o la precisión lo que distingue a la industria relojera japonesa con respecto a la suiza?

No creo que compitamos simplemente en términos de calidad, precio o precisión, sino de la singularidad general, que es el resultado de la forma en que se combinan las características del reloj.

Además de por su valor técnico, los relojes se compran porque transmiten emociones. ¿Qué camino sigue Seiko para vender emociones?

Desde el establecimiento de Seiko, en 1881, hemos estado desarrollando y proporcionando productos basados en la visión de nuestro fundador: “Siempre un paso por delante del resto”. Sin embargo, hoy Seiko es más que una compañía de tecnología avanzada. Pretende ser una marca que tenga un sentido de diversión, vitalidad y emoción que llegue a las personas. Por ejemplo, en el modelo Astron GPS Solar, con solo presionar un botón se reciben señales de los satélites GPS a 2.000 km y se ajusta automáticamente a la hora local. El movimiento dinámico de la mano cuando recibe la señal de GPS te hace sentir que estás conectado al universo.

Los ‘millennials’ quieren vivir experiencias, más que poseer productos. ¿Qué está haciendo Seiko para responder a este deseo?

Creo que tienden a demandar productos que estén de moda pero que también tengan autenticidad. Por lo tanto, es importante para ellos experimentar nuestra rica herencia en diversos entornos, y esto los conducirá naturalmente a un apego a la marca. Seiko Boutique es el mejor lugar para experimentar el mundo de las marcas, y ahora tenemos alrededor de 80 en todo el mundo. En los próximos años ampliaremos nuestras colecciones que combinan moda y patrimonio para llegar a más clientes millennials. También hemos fortalecido la comunicación digital en la línea Prospex, que ya ha ganado popularidad entre los jóvenes.

¿Cuál es su estrategia para Europa?

Con respecto a Grand Seiko [la gama más alta], desde su lanzamiento internacional en 2010 ha sido reconocido por tener una sólida reputación entre los coleccionistas de relojes y los aficionados. Queremos acelerar el reconocimiento general en los años siguientes.

La red de distribución de lujo en Europa ha estado creciendo constantemente al asociarse con aquellos que realmente creen y aceptan el valor de Grand Seiko. Espero abrir tiendas de la marca en megaciudades de Europa en un futuro cercano. Además, Seiko continuará enfocándose en sus cuatro marcas de productos globales: Prospex, Presage, Astron y Premier. La situación puede diferir en cada mercado, pero estoy seguro de que podemos continuar proporcionando productos con nuestro patrimonio y estética únicos que fascinarán a los clientes europeos.