La firma Bell & Ross ha aumentado este año su línea para mujeres, BR S, que alumbró en 2015. Y lo ha hecho, de nuevo, a imagen y semejanza de sus piezas masculinas más reconocibles, las de caja cuadrada, inspiradas en los cuadros de mandos de los aviones. Así, ha transformado una estética eminentemente varonil en otra femenina, apoyándose en colores como el rosa y el blanco y en unas medidas más reducidas (39 mm de lado, que no es poco, precisamente).

Estas recientes opciones se integran en la colección BR S Diamond Eagle, presentada en 2016, con movimientos de cuarzo (aunque también hay automáticos) y esferas que miran al cielo cuando es de noche. En ellas se representa con siete diamantes la Constelación del Águila, uno de los conjuntos de estrellas más luminosos de la Vía Láctea.

De esta familia, fabricada en azul, blanco, gris y rosa, destacamos el modelo que mejor representa el firmamento por su color azul noche, presente también en la correa de piel de aligátor. En su bisel de acero se han engastado 66 diamantes blancos (hay otra versión más sencilla que carece de ellos), que suman 0,99 quilates. En su interior late un movimiento de cuarzo, el calibre BR-CAL.102. Un reloj que triunfa en cualquier evento nocturno. PVP: 5.900 €.