En la ciudad inglesa de Crewe (a unos sesenta kilómetros al sur de Manchester), se encuentra la fábrica de Pyms Lane, la casa de bólidos británica Bentley Motors, propiedad del Grupo Volkswagen. Allí se realiza buena parte del trabajo de manera artesanal. Los volantes, por ejemplo, se terminan a mano, y tardan cinco semanas en completar un salpicadero de madera (un modelo Bentayga requiere de cinco metros cuadrados de este material). Las similitudes entre esta forma de producir y la alta relojería son evidentes. Comparten valores como calidad, diseño, lujo y rendimiento. Y una de las primeras en verlo fue Bentley, que se asoció con Breitling en 2003, cuando le encargó un reloj para el automóvil Continental GT. Desde entonces, los Bentley incorporan relojes Breitling, y Breitling realiza ediciones especiales Bentley.

LAS ÚLTIMAS COLABORACIONES

Hace pocos meses, ambas enseñas descubrieron el reloj Premier B01 Chronograph 42 Bentley British Racing Green con una esfera verde, el color de competición británico. Éste ya no nutría una colección aparte, sino que se integró en la oferta básica de la marca suiza. Y, como además, Bentley celebra cien años en 2019, Breitling ha elaborado el Premier Bentley Centenary Limited Edition de 42 mm en dos versiones. La primera, de oro rojo de 18 quilates y correa de piel marrón con dibujo y pespuntes inspirados en los asientos de los Bentley; la segunda, de acero con correa de piel marrón o con brazalete de acero. Las dos con esfera de olmo nudoso y subesferas negras: un contador de minutos de cronógrafo a las 3 h y un pequeño segundero a las 9 h.

En los dos ejemplares la esfera ofrece una escala de taquímetro blanca, ubicada en un bisel interno negro que rodea la esfera, con la inscripción tachymeter en rojo. En su interior, el mecanismo insignia de Breitling, el Calibre 01 de manufactura, automático y con una reserva de marcha cercana a las setenta horas. El COSC, un organismo independiente que ratifica la precisión, le ha dado su correspondiente certificado.

El movimiento puede contemplarse a través del dorso transparente de la caja, adornada con un logotipo de Bentley. La versión en oro rojo lleva grabada la inscripción ‘One of 200’, el tamaño de la edición, mientras que en los modelos de acero se lee ‘One of 1000’.