[jwp-video n=”1″]

En 1998, Gonzalo Cevallos se incorporó a la marca Swatch como director comercial. Hoy, más de veinte años después, puede presumir de ser el español que más peldaños ha subido en la industria relojera suiza. El coloso que dirige en nuestro país está compuesto por 18 marcas que abarcan todos los segmentos imaginables. Quizá por eso, porque hay mucho donde elegir, él siempre lleva dos relojes, uno en cada muñeca. O puede que sea para no olvidarse de que, en un sector como éste, nunca hay tiempo que perder.

Cada una de las marcas que componen el Grupo tiene una marcada personalidad, ¿pero existe un denominador común?

Swatch Group cuenta con un amplio abanico que comprende diferentes segmentos: el prestigio y lujo de Breguet, Harry Winston, Blancpain, Glashütte Original, Jaquet Droz, Léon Hatot y Omega; la gama alta de Longines, Rado y Union Glashütte; la media de Tissot, Balmain, Certina, Mido, Hamilton y Calvin Klein; y la básica de Swatch y Flik Flak. Todas tienen en común la garantía de pertenecer a Swatch Group, cuyos niveles de exigencia son muy elevados. Cuentan con un enorme respeto por la herencia recibida. Tienen su identidad propia y funcionan independientes unas de las otras, un ‘saber hacer’ que les hace destacar dentro de cada uno de los sectores.

¿Cómo elige qué reloj se pone cada día entre tanta oferta?

La elección es complicada y viene condicionada por mi estado de ánimo, lo que quiero transmitir y, por supuesto, también por la agenda. El reloj es uno de los elementos externos que más dice de la persona que lo lleva. Hay un reloj para cada ocasión… ¿o dos?

¿Cómo se evita la competencia entre las marcas del Grupo?

Las firmas tienen su propia personalidad, historia y hueco en el mercado, lo que permite una fluida relación entre ellas. Cada una tiene su espacio, su momento y convive con el resto a la perfección. Como comentaba antes, la independencia es la clave del éxito de nuestro Grupo.

¿Por qué Swatch Group ha decidido abandonar la feria de Basilea y organizar la suya propia?

Después de la edición de 2018, se decidió no seguir con esta forma de dirigirse a sus clientes, prensa y público en general. En su opinión, las ferias anuales, tal y como existen en la actualidad, necesitan reinventarse de acuerdo con la situación y demostrar un mayor dinamismo y creatividad. Por este motivo, Swatch Group decidió organizar la presentación de sus novedades de una manera más personalizada.

¿Qué formato tendrá? ¿Nos puede hacer algún ‘spoiler’?

Las marcas del sector prestigio y lujo se han unido en Zúrich bajo un proyecto llamado Time to Move, teniendo la oportunidad de mostrar a sus clientes, con mayor atención, sus propuestas para este 2019. Estamos muy contentos con el resultado obtenido.

Gonzalo de Cevallos acudió puntual a su cita con Forbes el 22 de abril en la madrileña sede de Swatch Group España.

Swatch Group dejará de vender piezas y componentes relojeros a otras compañías, ¿a qué se debe?

La protección del sector relojero suizo está en nuestro ADN. Desde su nacimiento, Swatch Group ha realizado importantes inversiones en fábricas distribuidas por todo el país, ha apostado por la industria y por la creación de empleo, hasta llegar a la importante cifra de más de 150 factorías. Por el contrario, otras compañías del sector han seguido la estrategia de invertir en marketing y han estado menos preocupadas por contribuir al desarrollo de la industria. Las diferentes marcas de Swatch Group necesitan estas fábricas para producir sus piezas relojeras, no pueden cubrir la demanda de sus clientes por la obligación de suministrar a terceros. Este año finaliza la resolución de las autoridades de la Competencia en Suiza y ahora Swatch Group tiene más libertad en la elección del suministro de sus movimientos mecánicos.

¿Cómo vislumbra el futuro a corto plazo de la industria relojera en general y de Swatch Group en particular?

La industria relojera se encuentra en un momento espléndido. Cada día aumenta la cultura relojera del consumidor y se valora más el saber hacer del sector. Es cierto que actualmente los jóvenes no tienen interiorizado el hábito de llevar reloj, lo que implica un retraso en el primer contacto del consumidor con el sector relojero; pero también lo es que la valoración de la relojería está en auge. Swatch Group ha cerrado el año 2018 con unos resultados muy positivos, logrando un incremento de ventas del 6% y 15% del resultado operativo.