Desde1875, Audemars Piguet ha escrito algunos de los principales capítulos de la historia de la alta relojería. En el Vallée de Joux, en el corazón del Jura suizo, se crean numerosas obras maestras en series limitadas y con un grado notable de perfección relojera, entre las que se incluyen atrevidos modelos deportivos, otros clásicos y tradicionales y espléndidos relojes de pulsera para mujer, además de creaciones únicas. Brian Lavio, director general de Audemars Piguet Iberia, nos cuenta cuáles son los retos a los que se enfrenta la manufactura de alta relojería más antigua que sigue siendo propiedad de las familias fundadoras (Audemars y Piguet).

Audemars Piguet va camino de cumplir 150 años de historia. ¿Cuál es el secreto para mantener el éxito?

El espíritu de independencia de la marca. Somos una empresa que mira siempre al futuro enfocando nuestros objetivos a largo plazo y, al seguir en manos de las familias fundadoras, podemos tomar decisiones con rapidez, lo que nos diferencia de otros. No obstante, no hay una receta mágica para todo esto. El savoir faire, adaptarnos sin perder nuestra esencia, la calidad y la experiencia del cliente, entre otros muchos detalles, son parte de este éxito. Nos dedicamos a la conservación y la transmisión de esta pasión. Audemars Piguet sigue infundiendo a sus relojes los valores duraderos de la excelencia artística y el dominio técnico.

Hace algo más de un año, François-Henry Bennahmias, presidente ejecutivo de la firma, aseguraba que en 2023 la compañía abrirá en Estados Unidos y en Japón tiendas separadas que venderán modelos usados de la marca. ¿Qué busca la prestigiosa firma relojera suiza con este nuevo proyecto?

Con esta iniciativa, Audemars Piguet busca integrar todos los aspectos de la vida de nuestros productos, asegurar el mejor servicio postventa y de restauración y ‘alimentar’ las relaciones con nuestros clientes y los amantes de nuestros productos. Ya sean de nueva producción o no.

Además de las Casas AP, Audemars Piguet cuenta con puntos de venta en Barcelona, Ceuta y Marbella a través de las joyerías Rabat y Chocrón. ¿Tienen previsto formalizar nuevas alianzas a nivel nacional?

A nivel mundial, estamos desde algunos años reduciendo considerablemente nuestra red de venta y aumentando la distribución directa con el objetivo de establecer una relación directa con el consumidor final. A nivel local, siguiendo la misma estrategia tenemos nuestra Casa AP ya en Madrid, en la calle Serrano 66, y está previsto abrir una nueva AP House en Barcelona para final de año.

En 2018, el icónico Royal Oak Offshore cumplió 25 años, con unas 230 versiones diferentes. ¿Qué destacaría de la trayectoria de este reloj? ¿Tiene su versión preferida?

La característica principal de este modelo es su capacidad de cambiar la moda, convertida luego en una pieza absolutamente atemporal, un verdadero icono. Mi versión preferida es la última interpretación que hicimos para conmemorar su aniversario, el Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo automático en oro rosa.

La nueva colección CODE 11.59 by Audemars Piguet representa, según asegura la firma, “el código genético de la manufactura”, ¿en qué sentido?

En Audemars Piguet nos retamos constantemente a ampliar los límites de la artesanía. Nos enorgullece ser dueños de nuestras raíces y nuestro territorio, atreviéndonos a combinar precisión y creatividad. Siempre fieles a nuestro legado, seguimos evolucionando mientras conservamos y reescribimos las tradiciones. Durante más de 144 años, hemos cultivado generaciones de artesanos de gran talento dedicados a la práctica de sus competencias al máximo nivel, basándose en la tradición y, al mismo tiempo, rompiendo las normas ya dominadas de la relojería. Nunca damos por hecho que lo sabemos todo, cuestionamos constantemente las prácticas y normas de producción en una búsqueda incansable del talento artístico, la excelencia y la perfección técnica. Eso es lo que queremos transmitir con esta nueva colección: CODE 11.59 by Audemars Piguet.

¿Qué esperan de este 2019?

Por ejemplo, una de las metas que se ha propuesto Audemars Piguet es llegar a las nuevas generaciones, pero al mismo tiempo repartir emociones a todo el mundo abarcando todas las edades: de 15, 30, 7