Indian Creek, la isla conocida como el ‘búnker de los multimillonarios‘, vuelve a estar de moda. Ivanka Trump y su marido, Jared Kushner, han comprado a Julio Iglesias una parcela de 7.200 metros cuadrados –según medios estadounidenses– en este paradisíaco enclave por 30 millones de euros.

El famoso cantante se hizo con varias parcelas los últimos años con la intención de que sus hijos se construyeran casas en ellas. Su idea no ha llegado a buen puerto y ha decidido vender este terreno a la hija de Donald Trump.

Gisele Bündchen es otra de las celebrities que se ha hecho recientemente con otro de los terrenos disponibles en esta isla por 13,8 millones de euros. La supermodelo y su marido, Tom Brady, han adquirido el terreno 26, que contiene una mansión que demolerán para construirse ellos mismos otra casa ecológica y sostenible, según publicaban varios medios estadounidenses hace unos días.

Construir una mansión en una parcela vacía, es directamente asunto de multimillonarios, de ahí el apelativo de la isla: a 9.000 euros se cotiza el metro cuadrado.

Privacidad y seguridad

En Indian Creek apenas hay 34 casas, todas con vistas, salida al mar y ocultas por frondosa naturaleza y poderosas verjas, por lo que su población, según el censo del año 2010, asciende a 86 residentes.

Todos ellos se agrupan alrededor de los límites de un campo de golf de 18 hoyos y del exclusivo club del mismo. El lugar, que no cuenta con tiendas, supermercados ni nada más que estas exclusivas casas, ha estado incluido entre los más caros de EE UU.

Pero, ¿qué tiene esta isla que la hace tan especial? Privacidad y seguridad. El único acceso por carretera a la isla –de apenas 1,2 kilómetros cuadrados– es un puente que comunica con la zona de Miami Beach. Esta vía tiene un control de seguridad a la entrada de la isla que no es fácil traspasar. Para ello, es necesario ser residente o estar registrado como invitado.

Indian Creek Island Road es la única carretera que tiene la isla para circular por ella; y en unos 15 minutos se terminará el trayecto por la misma.

Además, los residentes están protegidos por un pequeño cuerpo de policía interno formado por 13 agentes para 29 residencias, que patrullan las 24 horas al día y los siete días de la semana, y por su propia patrulla marina armada que custodia en todo momento la isla.

Por mar, los barcos de los multimillonarios que tienen entre su patrimonio alguna de las cotizadas mansiones –que pueden superar los 15 millones de euros– de esta isla tienen acceso directo al Atlántico o a la bahía de Vizcaya.

Familias reales, gente del deporte, empresarios…

En este paradisíaco enclave todos los rostros son conocidos. Los habitantes de Indian Creek tienen perfiles muy variados, aunque todos ellos con algo en común: son multimillonarios.

Desde miembros de familias reales de Oriente Medio y entrenadores deportivos, hasta millonarios europeos, grandes empresarios y célebres artistas comparten sus horas en esta idílica isla.

¿Y quiénes son esos conocidos rostros? Las top models Adriana Lima y Elle MacPherson –se trata de la mansión que le dejó su tercer millonario esposo, ella vive en otro lugar de Miami–; el ex CEO de la cadena de ropa Sears, Eddie Lampert; o el empresario e inversor Carl Icahn, de 84 años, cuya fortuna se estima en más de 11.700 millones de euros, uno de los 100 hombres más ricos del mundo y gran filántropo.

Norman Braman, antiguo propietario de los Philadelphia Eagles; Derek Jeter, CEO de los Miami Marlins –cuya esposa es otra modelo, Hannah Davis–; B. Johnson, exCEO de la inversora Franklin Resources y con una fortuna de 4.000 millones según la versión estadounidense de Forbes, y el desarrollador inmobiliario Irvin Tauber, propietario de Taubco, son otros de los vecinos empresarios de esta isla.

A este selecto grupo también se han unido hace pocas semanas Karlie Kloss, esposa de Joshua Kushner, cuñado de Ivanka Trump y millonario fundador de la firma de inversión Thrive Capital.

También vivió en la isla el exjugador y exentrenador de fútbol americano Don Shula, fallecido en mayo, y, durante un tiempo, la artista Cher, el cantante Ricky Martin y el matrimonio formado por los artistas Beyoncé y Jay Z, que vendieron su casa por unos nueve millones de dólares a un adinerado holandés.