Madrid concentra el 44,5% de las 1.000 mayores empresas españolas y éstas generan el 56% de los ingresos de este grupo. Además, la comunidad tiene un elevado porcentaje de asalariados del sector privado y “la mayor formación de los empresarios y directivos”, según un informe del Laboratorio de Análisis de Políticas Públicas (Ivielab).

Además, a pesar de su dinamismo demográfico, se ha convertido en la región con mayor renta por habitante, con unos 36.000 euros por persona. Su tejido productivo se caracteriza por el peso del sector servicios, que supone más del 85% del valor añadido bruto (VAB), mientras que el industrial sólo aporta el 10%.

Entre sus actividades más destacadas figuran las empresas de tecnologías de la información y comunicaciones (TIC), lo que genera una mayor demanda de personal cualificado y especializado. Todo esto hace que Madrid sea polo para atraer inversión privada extranjera. Pese a todo, su PIB ha caído el 18% frente al 2,8 positivo del mismo periodo de 2019

*B=Baja; S=Sube