Canarias era la última esperanza para mantener algo de los muebles del turismo español, pero lo cierto es que este año ninguna de sus grandes familias aparece en la lista de Forbes. Y eso que el Gobierno canario ha intentado posicionar a las islas como zona segura a través de corredores libres de covid con los países europeos menos contaminados. El objetivo es recuperar el 60% de los visitantes habituales de diciembre y el 80% de marzo.

Es difícil, pero si lo consigue, entre final de este ejercicio y el siguiente podría aminorar la caída del primer semestre del año, en que su PIB se desplomó un 21% frente al 2,2% de crecimiento de junio de 2019. El Gobierno alemán ha anunciado el levantamiento de las restricciones al viaje de sus ciudadanos a Canarias, algo que puede aliviar el turismo de invierno.

*B=Baja; S=Sube