Cuando los Botín se constipan, el peso de Cantabria en la lista de los 100 ricos se resquebraja. La caída en bolsa de la cotización del banco Santander ha sido espectacular este año y ha regresado prácticamente a los niveles de 2016. El 27 de junio de 2016, la acción del banco se situaba en 3,3 euros y este año, en septiembre, ha vuelto a un nivel muy similar: 3,39 euros. Por comparar, el máximo que ha alcanzado entre medias de estas dos fechas ha sido en mayo de 2017, con una cotización de 6,29 euros. La caída de 2019 ha perjudicado a los hermanos Botín, tradicionalmente los mayores accionistas individuales del banco. Así, Javier Botín, presidente de la Fundación Botín y el mayor accionista de la familia, ha reducido su fortuna de 340 millones en 2018 (puesto 85 de la lista) a 275 millones (puesto 98). Por su parte, Ana Botín, presidenta de la entidad, ha pasado de contabilizar 300 millones a 200. Por otra parte, aunque son cántabros, los negocios más representativos de los Botín y Pérez-Maura están en Madrid.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=54263]