En Murcia, la familia más rica, detrás de Tomás Olivo, es el grupo de los Fuertes Fernández, que suman una riqueza de 1.550 millones de euros. Esta riqueza se asienta sobre todo en la fortaleza patrimonial de la sociedad alimentaria El Pozo, que recibe una valoración 1,7 veces más alta que su patrimonio neto a pesar de haber reducido su ebitda en un 10%. El grupo Fuertes está controlado a partes iguales por seis miembros de la familia. De esta forma, la valoración de los negocios de cada uno de ellos asciende a 260 millones per cápita. No son los únicos con riqueza repartida. La familia García Carrión, propietaria de la firma vitícola que lleva su nombre, ha aumentado la valoración de sus negocios de 700 a casi 800 millones. De estos, 470 millones (235 millones per cápita) se atribuyen a Luciano García-Carrión y a su mujer, Rafaela Corujo, y el resto a su hijo Luciano.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=54263]