Después de un pésimo 2018, en 2019 la fortuna ha vuelto a asomarse a la casa de los muy ricos. Los cien españoles más afortunados de España contabilizaron una riqueza de 148.200 millones, un 1% más que los 146.700 millones de 2018. No es para tirar cohetes, e incluso queda un poco por debajo de la tasa de inflación de 2018: 1,2%. Pero, al menos, han parado en seco la sangría del año anterior, cuando la caída de la bolsa provocó que la riqueza de los ricos se desplomara de 162.000 millones en 2017 a 146.700 o 15.300 millones menos. Además, la riqueza media actual de cada multirrico equivale a casi 62.674 veces el salario medio español en 2017 (23.646 euros).

Este año, la renta variable ha ido mejor que en 2018. En el mes de septiembre del pasado año, la bolsa cerró con una caída interanual del 8,8%, mientras que en septiembre de este año, la caída ha sido del 1,7%. Y esta caída no ha afectado a todos los inversores por igual. Excluido Amancio Ortega, la fortuna de los siguientes 99 ricos de la lista suma 85.350 millones, un 4% menos en relación a los 88.720 millones del año anterior. Por otra parte, la fortuna media cayó de 896 a 862 millones. Dicho de otra manera, unos ganaron y otros perdieron.¿Por qué la estadística muestra dos realidades distintas?

El efecto Ortega

Hay dos razones fundamentales: por un lado, lo que podría ser definido como el efecto Amancio Ortega debido al diferencial de su riqueza con el resto de millonarios. Por otra, el número de ricos con menos de 400 millones ha aumentado en 7, hasta 29, y estos reducen la riqueza media.

Y es que el poder económico de Amancio Ortega es tan estratosférico, en relación al resto, que desvirtúa todas las estadísticas. El año pasado, la riqueza de Ortega sumó 63.000 millones, 5.000 más que en 2018. Bastan dos comparaciones para analizar lo que supone: su fortuna equivale a la suma de la riqueza de los 43 ricos siguientes en la lista, y los 5.000 millones en que aumentó su riqueza suman tanto como la fortuna de los 16 millonarios que cierran la lista.

Amancio Ortega, fundador de Inditex.

Este año, Amancio Ortega se ha beneficiado de la recuperación de Inditex en bolsa. En 2016, Inditex alcanzó su máximo histórico con un valor de 101.073 millones. Eran años en los que Ortega se codeaba con lo más granado del selecto club de los grandes ricos internacionales y, en algunos momentos puntuales, llegó incluso a disputar los primeros puestos del ranking World’s Billionaires de Forbes. Pero en 2017, la cotización de Inditex cayó un 10% y en 2018 se desplomó un 23% adicional, hasta 69.657 millones y, con este desplome, cayó su fortuna: En 2017, a 70.000 millones, y en 2018 a 58.000 millones. Este año, la cotización de Inditex se ha recuperado en parte y, aunque ha pasado por algunos altibajos, ha subido hasta más de 87.000 millones. Con esta cotización, la fortuna de Ortega se sitúa en los 63.000 millones, lo que le da derecho a ocupar el primer puesto del ranking en España y entre el quinto y sexto lugar del ránking internacional. En Forbes Billionaires, la posición varía en función de la cotización diaria.

Ladrillos con divisas

Aunque le va bien con Inditex, Amancio Ortega no se duerme en los laureles y desde hace años coloca los dividendos que recibe en comprar inmuebles a través de Pontegadea y otras filiares. Según Pontegadea, el valor de los activos inmobiliarios ascendía a 7.256 millones de euros en 2018 y a esta cantidad hay que añadir ahora los inmuebles que ha adquirido en este año. Ortega no suele desglosar sus compras, pero se estima que ha invertido unos 302 millones de dólares (275 millones de euros) en 2019 en Estados Unidos. Con estos datos, se puede aventurar que su cartera inmobiliaria actual supera los 7.500 millones, aunque esta cifra no se sabrá con exactitud hasta el próximo ejercicio en el que los expertos cuantificarán su valor de mercado.

Desde 2004, Pontegadea ha comprado al menos 43 edificios en Europa y Estados Unidos, pero en 2015 vendió el 50% del centro comercial The Q Shopping Center de Berlín, que había comprado en 2007, con una plusvalía que no hizo pública, aunque puede estimarse en 30 millones. Por otra parte, con las compras de este año, Ortega ha aumentado el portafolio de Estados Unidos hasta 17 edificios, tantos como tiene en España.

Es difícil calcular cuánto suponen España y Estados Unidos en su cartera, pero puede situarse entre el 32 y 38%. Por otra parte, Pontegadea tiene al menos cuatro edificios en Reino Unido con una inversión de más de 1.800 millones de euros. Son activos que están expuestos a las consecuencias de un brexit duro, pero en Pontegadea no parecen preocupados, porque su impacto se reduciría a la valoración de las propiedades inmobiliarias en Reino Unido.

Por otra parte, la cotización de Inditex no solo le sienta bien a Amancio Ortega, sino también a su hija, Sandra Ortega, segunda accionista tras su padre y segunda millonaria de España con 6.000 millones. Sandra Ortega es hija de Rosalía Mera, primera mujer ya fallecida de Amancio Ortega, y diversifica sus inversiones a través de Rosp Coruna, con acciones en empresas como Pharma Mar o la hotelera Room Mate, entre otras. Además sigue la estela de su padre en inversiones inmobiliarias con compras por 448 millones hasta 2018. De esta cifra, casi 300 han sido para adquirir oficinas y más de 100 para hoteles.

El año de Del Pino

2019 ha sido también el año de la familia Del Pino, accionistas mayoritarios de Ferrovial, la constructora de infraestructuras que fundó su padre Rafael del Pino y Moreno en 1952 en un ático en Madrid. Ese año, Del Pino padre se adjudicó un contrato para sustituir las traviesas de madera de la compañía ferroviaria Renfe y la compañía se asentó en 1958 con un nuevo súper contrato. Desde entonces, la diversificación, la expansión internacional y la salida a bolsa en 1999 aposentaron el grupo. Este año, Ferrovial ha subido un puesto, hasta el décimo, en el ranking de contratistas por ventas internacionales de la revista Engineering News Record.

Rafael del Pino y Calvo-Sotelo, presidente de Ferrovial.

Por otra parte, tras tres años en bolsa con una cotización casi plana, en la que capitalización al cierre del año apenas ha variado en un 11% entre 2016 y 2018, este año su valor se ha disparado en un 46%, hasta 19.000 millones. Esta mejora se ha notado en los bolsillos de todos los accionistas de Ferrovial. Así, el presidente Rafael del Pino y Calvo-Sotelo contabiliza actualmente una riqueza de 4.100 millones, que le aúpa al tercer puesto del podio de los milmillonarios, por delante de Miguel Fluxà, presidente ejecutivo de la cadena hotelera Iberostar, con 3.000 millones, y de Juan Roig, presidente y mayor accionista de la cadena de supermercados Mercadona, con 2.700.

Además de Rafael del Pino, su hermana María del Pino, presidenta de la Fundación Rafael del Pino, ha subido del vigésimo segundo puesto en 2018 al décimo en 2019 con una riqueza de 1.700 millones. La fortuna de María del Pino se fundamenta no solo en sus acciones de Ferrovial, sino sobre todo en las sicav que controla junto con su hermano Joaquín a través de Casa Grande de Cartagena: Allocation, Chart Inversiones, Keeper, Altais Invest y algunos fondos de inversión.

La riqueza de Joaquín del Pino, socio de María en estas inversiones, suma al menos 900 millones y le sitúa en la trigésima posición del ranking. Junto a ellos, Leopoldo del Pino suma otros 1.600 millones. Así, Los hermanos Del Pino se consolidan, un año más, como la segunda familia más rica de España con 8.300 millones de euros, un 32% más que en 2018.

Nuevos nombres, viejos ricos

En el grupo de millonarios con más de mil millones, ha bajado de nivel Juan Miguel Villar Mir, accionista de OHL a través del holding familiar Grupo Villar Mir, atenazado por las deudas de sus filiales. La riqueza de Villar Mir se contabiliza con 850 millones al cierre del tercer trimestre, pero su valor actual es previsiblemente incluso más bajo, por la caída –no contabilizada en este informe– de la cotización en los días posteriores. Se prevé que Villar Mir seguirá desinvirtiendo en filiales y activos inmobiliarios para reducir deuda. También ha caído Fernando Roig (900 millones), presidente de Pamesa, el séptimo mayor fabricante de cerámica del mundo, y tercer mayor accionista de Mercadona. En 2017, Roig devolvió un crédito de 250 millones que estaba garantizado con acciones pignoradas de Mercadona.

Clases de ricos

Pese a la salida de estos dos ricos del grupo de los milmillonarios, la fortuna media de los empresarios con entre 1.000 y 2.000 millones, por un lado, y entre 2.000 y 6.000 millones, por otro, apenas ha variado. 8 millonarios tienen una media de 3.013 millones y otros 19, unos 1.411 millones de media.

Tampoco ha habido cambios significativos en el grupo de los que tienen 600 a 1.000 millones. A pesar de que Juan Miguel Villar Mir y Fernando Roig se han incorporado a ellos, el número total de millonarios se ha reducido de 18 a 17. Pero, sin embargo, la fortuna media permanece casi invariable: 768 millones en 2019 frente a 758 millones en 2018.

En cambio, el grupo con más cambios ha sido el de millonarios con menos de 400 millones, que ha aumentado de 22 personas en 2018 a 29 en la actualidad, aunque su fortuna media ha variado poco (de 318 millones a 320 en el mismo periodo). El aumento de este grupo se debe tanto a la caída de los ricos con más de 400 millones, que han perdido parte de su valor, como a la ascensión de los ricos que estaban por debajo de los 300 millones.

En relación a la distribución de la riqueza por género, se mantiene la participación de las mujeres ricas en la misma proporción que el año pasado, esto es el 26% del total con una riqueza media de 900 millones.

‘RichExit’, ¿sí o no?

Parece que en las tradicionalmente plácidas aguas de la riqueza no suele haber sorpresas. Los multimillonarios están acostumbrados a aumentar su riqueza muy por encima de las clases acomodadas porque cuentan con expertos que colocan su dinero a buen recaudo.

Pero no siempre es así. Los vaivenes de la bolsa de los últimos tres años están dejando un lastre de muertos que han perdido millones y millones por la carretera. Además, 2020 puede ser un muy mal año para los ricos más endeudados. El próximo ejercicio vencerá el plazo para devolver o renegociar los préstamos de dos millonarios: Esther Koplowitz, segunda mayor accionista de FCC tras el mexicano Carlos Slim, y el extremeño Alfonso Gallardo, propietario del grupo siderúrgico que lleva su nombre. Ambos han garantizado el pago de sus deudas con sus propias acciones y el próximo año vence el plazo. Además, así las cosas, ¿estamos asistiendo a un RichExit en la sombra a pesar de los buenos resultados? Y es que, al exceso de deuda acumulada en los años de bonanza se une ahora el brexit por sus implicaciones en las inversiones en Reino Unido.

A todo ello se suma, ahora también, el quebranto del touroperador británico Thomas Cook, que va a remover el mapa de los ricos de turismo de Canarias y Baleares. Se calcula que este touroperador trajo 3,6 millones de turistas a España en 2018 y facturó por ello 2.500 millones de euros. De ellos, el 25% fueron en Canarias y el 15% en Baleares. En la crisis de Thomas Cook unos perderán más que otros, pero algunos pueden salir ganando. Hagan quinielas, pero apuesten por caballo ganador: Lluis y Carmen Riu, accionistas mayoritarios del grupo de hoteles Riu, con una riqueza de 650 millones cada uno. Los Riu están aliados con el gigante alemán del sector, TUI. Y ya se dice que TUI podría aprovechar la crisis de Thomas Cook para captar los clientes que abandonará el operador británico.

Por su parte, los empresarios que han hecho cash con la venta de empresas también parecen tener las de ganar. Alberto Palatchi (950 millones de euros) ha invertido parte del dinero que obtuvo con la venta de Pronovias en sus sociedades sicav, que están entre las más rentables del país, y Juan Abelló (2.200 millones) se ha convertido en el gran especialista en gestionar el capital riesgo con buenas plusvalías.

¿Cuánto valen los ricos?

La lista #ForbesRicos19 ha ampliado el número de empresas privadas que analiza utilizando comparativos de gestión (ingresos, ebitda, beneficios, deuda neta…) y ha concretado más la participación real de cada uno de los ricos. No siempre ha sido fácil, porque hay familias expertas en construir un entramado de sociedades patrimoniales que escapan al control público.

En la lista se utilizan dos métodos de valoración: fondos propios y comparables. También se cuenta la deuda personal de cada rico (en algunos casos contabilizada en los holding matrices), las hipotecas y garantías reales sobre sus activos personales, y bienes raíces y suntuarios, valorados de forma estricta.

De esta forma, la lista se convierte un instrumento no solo para saber quién es quién, sino para analizar la calidad de la gestión de los ricos y la fortaleza de sus empresas y sectores. Ello es así porque el análisis por comparables enfoca tanto la evolución de los ratios (márgenes de beneficios, resultados operativos, ebitda…) como la percepción de los inversores hacia el sector. En este sentido, las empresas de turismo, metal e industria auxiliar de automoción han salido perjudicadas. En bolsa, Meliá International (familia Escarrer) baja un 13%, ArcelorMittal (Aristrain) se desploma un 30% y Gestamp (hermanos Riberas) pierde un 20% este año.

Los que entran

Este método de valoración explica el vaivén de entradas y salidas en la lista. Este año se incorporan Alicia y Mercedes Daurella (Coca-Cola European Partners), José Luis Colomer (hermano de Marco Colomer, de Pryconsa), Liliana Godia (hermana de Carmen Godia, accionistas de Naturgy), Francesc Rubiralta Rubió (uno de los pocos empresarios del metal que se salvan de la quema del sector), Carlota Galán (El Corte Inglés), el presidente de Acciona (José Manuel Entrecanales), Javier y Mercedes Entrecanales (de la rama Entrecanales Franco, accionistas de Acciona), Álvaro Entrecanales (rama Entrecanales Domecq, de Acciona), los hermanos Carulla (Artur, María ‘Mariona’, Montserrat, Lluis y Aurèlia, propietarios de Agrolimen), los hermanos Canivell (Grifols) y Adolfo Utor (Balearia). Entre las novedades también están Josep Puig Alsina (de la familia propietaria del grupo Puig, muy bien valorado junto con su sector); Álvaro Sainz de Vicuña, hermano de Ana Sainz, dos de los ricos más difíciles de valorar; y los hermanos Grifols Gras.

Por su parte, Albert Esteve sustituye a Joan Esteve Soler en la presidencia del grupo farmacéutico de origen familiar Esteve Pharmaceuticals. El relevo en la presidencia del grupo simboliza la capacidad de la familia para traspasar la gestión de una generación a otra y asegurar su futuro.

Entre los que salen figura Antonio Gallego Jurado porque se incluyen las participaciones de sus hermanos Miguel y Diego Gallego, lo que reduce la participación de cada uno de ellos. En conjunto, los hermanos Gallego suman 460 millones.

Método

Para elaborar el informe, Forbes recoge distintas fuentes de información, tanto oficiales como privadas, con dos objetivos: por un lado, discernir qué participación exacta tiene cada persona en las empresas familiares o en sus propios holding. Por otro, cuantificar el valor de las empresas u otros activos y analizar su evolución en el último año.

Para ello, se tienen en cuenta tanto los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como los del Registro Mercantil, proporcionados por Informa y otras fuentes del sector. Los datos de las empresas cotizadas se cierran al tercer trimestre mientras que los procedentes del registro mercantil se analizan en función de los últimos balances públicos. Las empresas privadas no siempre cumplen a tiempo con su obligación de informar. De hecho, es frecuente el caso de presidentes y consejeros delegados de empresas cotizadas que presumen en público de la transparencia de las cotizadas, pero olvidan tomar nota en sus sociedades patrimoniales privadas.

Forbes analiza también la liquidez de los ricos, las propiedades inmobiliarias, artículos de lujo como obras de arte y otros elementos, ganaderías, etc. En estos casos, se les atribuye una valoración muy conservadora. El análisis incluye también la deuda neta, tanto de las empresas como la que asumen personalmente los ricos a través de sus holding, las hipotecas y acciones pignoradas. Asimismo, se actualiza cada año el perímetro de las sociedades que controlan los ricos para evitar duplicidades. Cuando los ricos ocultan o no declaran claramente su participación en las patrimoniales, se utilizan indicios para detectarlos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=54263]