El fiscal general de Nueva York golpeó a Donald Trump con una demanda de 250 millones de dólares la semana pasada, acusando al magnate de bienes raíces y expresidente de Estados Unidos de cometer fraude financiero al mentir sobre el valor de sus activos. 

Pero a pesar de eso, Trump aún es extremadamente rico. De hecho, el expresidente regresa a la lista FORBES 400 este año, después de desaparecer de ella hace un año, con un patrimonio neto estimado que salta de 2,5 mil millones a 3,2 mil millones, suficiente para calificar en el puesto 343 en el ranking de las personas más ricas de Estados Unidos.

Las raíces de su resurgimiento se remontan al 6 de enero de 2021, cuando los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos provocaron una violenta reacción popular en contra de él. Varias empresas intentaron distanciarse de Trump y Twitter le prohibió permanentemente usar la plataforma. Nueve meses después, fuera del cargo y sentado en la cima de un imperio empresarial estancado, Trump anunció la creación de una nueva empresa, Trump Media and Technology Group y Truth Social, una red social que pretende competir contra Twitter.

Trump Media and Technology Group es ahora el activo más valioso del expresidente. Un análisis de los archivos de la Comisión de Bolsa y Valores sugiere que Trump posee más del 80% de la empresa, que se ha topado con una serie de problemas al tratar de salir a bolsa a través de una empresa de adquisición de propósito especial (SPAC). 

A pesar de las investigaciones federales y los rumores de problemas de pago, los inversores minoristas estaban comprando acciones de SPAC por 25 dólares el 2 de septiembre, fecha en la que FORBES cerró el cálculo del valor de las participaciones que cotizan en bolsa para incluirlas en la lista de este año. A ese precio, las 73 millones de acciones de Trump valdrían 1.800 millones de dólares, pero FORBES valora el interés de Trump a un precio más conservador de 10 dólares por acción, lo que refleja la tasa de descuento que un grupo de inversionistas con mucho dinero acordaron pagar por una parte de la acción. Entonces, a ese precio, la participación de Trump en realidad vale unos 730 millones de dólares.

Eso por sí solo sería suficiente para volver a colocar a Trump en la lista FORBES 400, no obstante, el magnate también ha tenido otros éxitos recientes. En mayo, el expresidente vendió su hotel en Washington, DC por 375 millones de dólares, mucho más de lo que los expertos independientes creían que valía. 

Esa transacción permitió a Trump pagar un préstamo de 170 millones de dólares del Deutsche Bank y aún así llevarse a casa unos 135 millones de dólares. A través de una serie de otros acuerdos, Trump pagó otra media docena de préstamos, dejando su balance en una posición más sólida hoy que hace unos años, con aproximadamente 375 millones de dólares en efectivo, un aumento estimado de 79 millones desde hace un año.

Pero no todo va bien. La cartera de bienes raíces de Trump en la ciudad de Nueva York (durante mucho tiempo el núcleo de su fortuna), continúa sufriendo los efectos de la covid-19. Según diversos informes, la Organización Trump reanudó su contrato de arrendamiento de la Torre Trump con Gucci, su inquilino más importante, durante la pandemia. 

Aunque los detalles de esa transacción siguen sin estar claros, es probable que Gucci obtuviera un gran descuento, dado que las ganancias en el edificio se desplomaron recientemente. Hoy, el interés del expresidente en la Trump Tower tiene un valor estimado de 207 millones de dólares, 78 millones de dólares menos que hace un año.

Pero hay más problemas en el 40 Wall Street, un edificio de oficinas en el centro de Manhattan. Los inquilinos se fueron durante la pandemia y los registros de préstamos muestran que la ocupación cayó al 84%, lo que parece ser la tasa más baja de la propiedad en diez años. Los ingresos operativos netos cayeron a 12,7 millones de dólares en 2021, un 30% menos que en 2019. FORBES estima que el 40 Wall Street tiene un valor actual de 211 millones de dólares. Donald Trump no intervino en nuestras estimaciones, pero probablemente no habría estado de acuerdo con ellas si lo hubiera hecho. Durante años, Trump y sus subordinados mintieron a FORBES sobre el 40 Wall Street y otras propiedades.

Estas tergiversaciones ahora son parte del caso del fiscal general de Nueva York, a quien Trump acusó de realizar una “cacería de brujas” en su contra. Según las autoridades, el balance general de Donald Trump del año pasado enumeró el valor del 40 Wall Street en 664 millones de dólares, basándose en una métrica falsa de precio por pie cuadrado para justificar el elevado número. Pero este es solo un ejemplo de todos fraudes que existen en la cartera de Trump. Sus activos no valen ni cerca de lo que dice, pero siguen siendo extremadamente valiosos.