En la que ha sido una de las primeras entrevistas importantes que ha dado desde su divorcio del cofundador de Microsoft, Bill Gates, el pasado mayo de 2021, Melinda French Gates ha afirmado que «no le gustaba» que su exmarido se reuniera con el delincuente sexual y financiero caído en desgracia Jeffrey Epstein.

French Gates explico a la periodista de CBS, Gayle King, que fueron «muchas cosas» (no solo una) las que provocaron su separación. Y, entre ellas, aseguró que «no le gustaba que Bill tuviera reuniones con Jeffrey Epstein» y «se lo había dejado claro».

También reconoció haber conocido a Epstein “una vez” porque “quería ver quién era este hombre” y le resultó “aborrecible”. Un “malvado personificado”, describió French Gates, que también aseguró tener “pesadillas” sobre la experiencia.

Sobre la aventura de su exmarido que saltó a las portadas de los periódicos (y que el magnate admitió haber tenido hacía 20 años), Melinda French Gates asegura que «cree en el perdón» y —por ello— «pensaba que lo habían separado». Sobre el resto de aventuras de su exmarido, Melinda French Gates contestó con elegancia: «Son preguntas que debe responder Bill».

A día de hoy, mantienen «una relación de trabajo productiva», a pesar de que «hay un proceso de curación que debe suceder». La filántropa dice estar «definitivamente abierta» a conocer a alguien nuevo y ha comenzado a «sumergir sus dedos» en el mar de las citas.

Antecedentes

En mayo de 2021, tras de 27 años de matrimonio, los Gates anunciaron su divorcio alegando que ya no creían posible crecer juntos como pareja en la próxima fase de sus vidas, pero que seguirían trabajando juntos en su fundación.

Poco después de que se anunciara su divorcio, The Wall Street Journal informó que French Gates había empezado a hablar con abogados en 2019, cuando la relación de Gates con Jeffrey Epstein copó los titulares de la prensa. Gates se había reunido con Epstein en diversas ocasiones desde 2011, según The New York Times, incluso en la casa de Epstein en Manhattan. Gates tildó “error sustancial de juicio” que lamentaba haber cometido

Una vez finalizado el trámite, en agosto, ambos acordaron que si no lograban trabajar juntos de manera amistosa a través de la Fundación Bill y Melinda Gates, una de las organizaciones filantrópicas más grandes del mundo, French Gates renunciaría en 2023.

En 2010, la pareja se comprometió a distribuir la mayor parte de su riqueza a través de su fundación, aunque el WSJ informó el mes pasado que French Gates —cuya fortuna asciende a los 6,2 mil millones de dólares, según las estimaciones de FORBES— decidió regalar la mayor parte de su fortuna a través de otras organizaciones.