Tras más de 20 años en Sanitas, Iñaki Peralta ha sido nombrado nuevo consejero delegado de la compañía y de Bupa Europe & LatinAmerica. La ilusión se mantiene intacta, como la del primer día. Y sus expectativas ante el nuevo reto son muy altas, porque están inmersos en una transformación digital que busca mejorar la gestión de la salud de las personas.

¿Pesa el nuevo cargo en un momento tan sensible como el actual?

La responsabilidad es muy grande, pero también lo son las satisfacciones que proporciona. En un momento en el que todos tenemos presente la importancia de la salud, nuestra labor adquiere una dimensión aún mayor. Nuestro reto pasa por hacer llegar las ventajas de la digitalización a nuestros clientes en toda la geografía en la que operamos.

La digitalización se ha acelerado en todos los sectores con la pandemia, ¿cómo de importante ha sido tener los deberes hechos?

En Sanitas apostamos desde 2016 por las ventajas de la digitalización para la gestión de la salud. Ese año, lanzamos al mercado Blua, el primer seguro de salud digital con servicios como la videoconsulta o la gestión digital de procesos como citas online, reembolsos y autorizaciones, consulta de informes médicos, o incluso analíticas a domicilio.

Pero no nos conformamos, y el año pasado dimos un paso más en medicina digital con el lanzamiento de BluaU. Si Blua era el ambulatorio digital, BluaU es el hospital digital. Gracias al seguimiento en remoto a través del uso de wearables, los médicos cuentan con información constante y actualizada para tomar decisiones sobre tratamiento y diagnóstico de los pacientes.

La digitalización nos acerca a una medicina más humana, más personalizada y más precisa. Esta es la medicina que queremos ofrecer en Sanitas en todos los países en los que operamos.

¿Responderá nuestro sistema sanitario a la situación actual?

Nuestro sistema sanitario está respondiendo con nota, pero a costa de una tensión, un esfuerzo y un cansancio mucho mayores de lo recomendable. El sistema está haciendo que recaiga la mayor parte del peso de la gestión de esta crisis en los profesionales sanitarios, a los que exigimos mucho más de lo que sería sensato y que, sin embargo, responden cada día. Pero es urgente que el sistema les dé todo el apoyo que necesitan. Son imprescindibles en esta pandemia. Es imprescindible que la sociedad atienda todas sus necesidades y solicitud de recursos.

Foto: Jaime Partearroyo

En lo que respecta a Sanitas, somos parte del esfuerzo colectivo para frenar esta pandemia. Hemos duplicado nuestras camas de UCI y aumentado en un 60% nuestras plazas mediante el despliegue de dos hospitales de campaña. Lo hicimos en la primera ola y en la tercera y estamos preparados para volver a hacerlo.

¿Cómo debe ser la colaboración público-privada para que volvamos a tener uno de los mejores sistemas sanitarios?

La colaboración es esencial para gestionar esta pandemia, podemos asegurar que ha salvado vidas a lo largo de este último año. Nuestros centros forman parte del sistema hospitalario del país y los ciudadanos pueden contar con nosotros, estamos colaborando desde el primer momento con las autoridades sanitarias y no vamos a dejar de hacerlo.

¿Qué valor añadido ofrece Sanitas/Bupa a sus usuarios?

Queremos estar ahí tanto para las personas que nos necesiten porque padezcan covid como a aquellos con otras patologías. Pero no sólo cuando nos necesitan porque su salud sufre algún contratiempo, sino que queremos ayudar a nuestros clientes a mantener la mejor salud posible.

Con la crisis se nos han visto las costuras. ¿Ha sido por falta de inversión?

Es necesario, ante todo, definir bien las áreas de mejora en la asistencia sanitaria y buscar soluciones para acometerlas. Más allá del debate sobre la necesidad de financiación, de debe plantear cuál es el sistema de salud que queremos. Hay adaptar el sistema sanitario a la nueva realidad y aprovechar las ventajas que esta ofrece. Es importante extender la hospitalización domiciliaria. Son medidas complejas y que atañen a todo el sistema, que están relacionadas con la digitalización, que tienden a demorarse, pero son de radical importancia. El trabajo de empresas como Sanitas demuestra que esto no es el futuro, esto es el hoy y debemos poner a disposición de los ciudadanos los servicios digitales que mejoran la gestión de la salud.

Además, el sistema tiene un reto importante: un área de la salud tradicionalmente muy abandonada, que es la salud emocional. No debemos desatender las secuelas emocionales que una situación tan traumática puede dejar en las personas.

¿Qué papel tiene Europa?

La UE es un espacio de cogobernanza que nos hace más fuertes, aunque aún haya puntos de mejora. La negociación conjunta de las vacunas, con sus defectos, hará que lleguen a todo el continente. Y no hay que olvidar los fondos europeos, fundamentales para reactivar economías tan castigadas como la española. El uso de estos fondos va a dibujar la España del futuro.

¿Cuáles son los planes de futuro en Sanitas?

En Bupa siempre estamos atentos a las posibilidades que nos brinda el mercado para trasladar las ventajas de la gestión integral y digital de la salud a otras geografías. Son varios los países de Latinoamérica en los que estudiamos posibilidades de compra, tan pronto como tengamos buenas noticias que compartir, lo haremos. Más ahora, que las buenas noticias son más necesarias que nunca.