La inversión está llegando cada vez a más usuarios de distintos perfiles y capacidad adquisitiva, que están consiguiendo movilizar su dinero en Bolsa. eToro es una de esas compañías que está logrando que invertir llegue a más gente a través de la filosofía del social trading. Yoni Assia, co-CEO y co-fundador de esta plataforma digital, repasa sus grandes éxitos, así como los importantes desafíos que tiene por delante.

De la pasión por la informática a las finanzas, ¿cómo se embarca en la creación de eToro?

Siempre me ha apasionado la tecnología y de adolescente empecé a escribir programas informáticos. Pero, también, me ha interesado el mercado de valores. Empecé a operar cuando tenía 13 años. Mi padre sabía mucho de finanzas y a menudo se sentaba conmigo y me enseñaba los entresijos del comercio y del sistema financiero en general. Después, junto con mi hermano, Ronen, nos propusimos alterar el mundo de la inversión. Nuestra misión era —y sigue siendo— abrir los mercados globales para que todo el mundo pueda operar e invertir de forma sencilla y transparente. Fundamos eToro para ser disruptivos y necesitábamos un nombre que coincidiera con esa visión.

Desde 2007 hasta ahora, la compañía ha experimentado un crecimiento espectacular, ¿qué balance hace de estos años?

Desde su fundación, ha crecido exponencialmente y, sobre todo, se ha consolidado. En la actualidad, contamos con más de 23 millones de usuarios en más de 100 países en todo el mundo y estamos localizados en más de 20 idiomas. Tenemos una base de usuarios activa y en expansión, con una edad media de 34 años.

Precisamente, eToro se fundamenta por la filosofía del ‘social trading’, una práctica disruptiva cada vez más de moda. ¿Podría explicarnos cómo funciona dicho modelo de negocio?

Hemos creado una plataforma de inversión construida en torno a la colaboración social y a la educación de los inversores, una comunidad donde los usuarios pueden conectarse, compartir y aprender. En eToro, los usuarios pueden ver las carteras y las estadísticas de otros inversores e interactuar con ellos para intercambiar ideas, discutir estrategias y beneficiarse del conocimiento compartido. La plataforma actúa como un puente entre el viejo y el nuevo mundo de la inversión, donde los usuarios pueden tener activos tradicionales como acciones, divisas o materias primas junto a ‘nuevos’ activos como el bitcoin y ether. eToro también ofrece a sus miembros la posibilidad de elegir cómo invertir, ya que los usuarios pueden negociar directamente ellos mismos, invertir en una cartera o replicar la estrategia de inversión de otros ahorradores a través de nuestra oferta de copy trading.

Está claro que la búsqueda de información y la interacción con otros inversores se ha convertido en algo clave para los inversores españoles. En este contexto, la estrategia del social trading está actuando como una palanca de cambio esencial que democratiza la inversión y ayuda a compartir el conocimiento necesario para que cualquiera, independientemente de su origen, formación y recursos, tenga la oportunidad de obtener la máxima rentabilidad de sus ahorros.

Ese éxito se constata con el hecho de que la compañía ha experimentado un incremento del 214 % en el número de altas. ¿Qué lectura hace de la evolución de la plataforma a nivel empresarial?

El auge de la inversión autogestionada, así como el crecimiento de eToro, se sustenta en las tendencias seculares del comportamiento de los inversores a largo plazo. Creemos que los inversores buscan en una plataforma tres cosas: un acceso sencillo a los activos en los que quieren invertir, incluidos los criptoactivos; una interfaz móvil intuitiva y fácil de usar; y conocimientos financieros, incluida la posibilidad de aprovechar los saberes e impresiones de otros inversores.

A todo esto, hay que sumar que eToro está preparada para dar el salto a Bolsa próximamente, más en concreto en Wall Street: ¿cómo ha sido todo el proceso hasta llegar a estrenarse en los mercados vía SPAC?

Este anuncio es un hito importante, ya que nos embarcamos en nuestro viaje para convertirnos en una compañía que cotiza en Bolsa. Nuestra visión sigue siendo la misma desde nuestra fundación: abrir los mercados globales para que cualquier usuario pueda operar e invertir de manera simple y transparente.

La salida a cotizar nos permitirá acelerar nuestro crecimiento y seguir innovando la oferta de productos, lo que hará posible que capacitemos a más personas de todo el mundo para que se conviertan en mejores inversores.

Por último, y ya mirando al futuro, ¿cuáles son los planes que tiene la compañía de cara al corto plazo?

Vemos que contamos con múltiples vías de crecimiento, incluyendo el aumento de nuestra base de inversores y en profundizar las relaciones con los que ya están operando, así como mejorar nuestra experiencia de usuario y lanzar productos en nuevas regiones.

Además, planeamos emprender acciones sin comisiones en EE. UU. a finales de año y también añadir nuevos productos, como la tarjeta de débito eToro Money, planes de suscripción que diversifiquen nuestras fuentes de ingresos y otras nuevas líneas de negocio que podamos elegir.