Se trata de una propiedad de seis plantas y una gran azotea en Greenwich Village, uno de los barrios más cosmopolitas de Nueva York. Este edificio fue construido en 1836, por lo que cuenta con casi 200 años de antigüedad. En la misma también estuvo viviendo el compositor John Philip Sousa durante mucho tiempo

Tiene 900 metros cuadrados y está formada por grandes ventanales y techos altos, lo que le da mucha más amplitud a la estancia. Además, cuenta con grandes comedores y salones para celebrar todo tipo de reuniones. Aunque este precio puede parecer demasiado caro, en otras ocasiones ha alcanzado los 32 millones de dólares.

La pareja ha decidido vender la residencia de Nueva York porque vivirán en Los Ángeles, donde Kylie Jenner (quién se atreve con TikTok para vender sus productos) tiene su negocio Kylie Cosmetics.

La decoración ha estado a cargo de Clodagh Design, uno de los estudios mejores valorados y prestigiosos de la ciudad. Las paredes son de piedra y los acabados en madera. Además, para las infraestructuras de la cocina, se ha contado con los consejos del chef Silvano Marchetto, propietario del restaurante en la Gran Manzana.

La iluminación es un punto clave de la casa, ya que con las vitrinas y los mostradores hacen de la estancia un verdadero museo. Tiene 6 habitaciones, que son muy espaciosas -cada una con su vestidor con vistas al exterior- y la suite principal incluye un salón privado y un despacho. Junto a esas 6 habitaciones se encuentran los 6 cuartos de baño, que cuentan con unos acabados muy sofisticados. Además, cuenta con un jacuzzi, una sauna, una bañera de hidromasaje en la terraza y un salón de juegos y otro de cine. Las habitaciones tienen varios accesos, por un lado, a través de una escalera de vidrio y, por otro lado, por un ascenso que le da más independencia.