Olvídate de tu edad en puestos directivos

Al tomar posiciones con mayor mando dentro de una empresa, puede que tus colegas de trabajo dejen de ser personas cercanas a tu edad. Seguramente, tu nuevo entorno será 10 o 15 años mayor que tu, lo que te puede crear inseguridades e ideas preconcebidas que te alejan de la realidad. Deshazte de estos mitos y podrás sacar todo tu potencial en el nuevo puesto.

Olvídate de tu edad en puestos directivos

MITO 1 – No puedo relacionarme: Cuando diriges chicos de universidad o recién graduados, sabes exactamente cómo son sus vidas. Puesto que, si eres igual de joven que ellos, has estado en la misma posición apenas algunos años antes, era fácil para relacionarte con ellos. Cuando el equipo se vuelve de generaciones mayores, piensas que serás incapaz de relacionarte con sus vidas.

En realidad, es una manera muy ingenua de abordar la situación. Forjar una conexión personal con los empleados te ayudará a entenderlos mejor, lo que les motivará y te convertirás en un líder más efectivo.

Olvídate de tu edad en puestos directivos

MITO 2 – Eres el jefe y sabes más que todos: Uno de los mayores errores que puedes cometer como gerente (de cualquier edad) es negarte a aprender de su equipo. De hecho, tus empleados más mayores son uno de los mejores recursos que puedes utilizar para adaptarte a tu nueva posición. Han estado en la empresa durante mucho tiempo, lo que significa que son conscientes de lo que funciona y lo que no, han visto casi todos los posibles problemas técnicos y conocen a la clientela de la empresa.

Olvídate de tu edad en puestos directivos

MITO 3 – No necesitan trainnings: Muchas veces, asumes que, como muchos de ellos han estado trabajando en la empresa durante más de 10 años, sabían todo lo que hay que saber sobre los sistemas internos de la empresa. Sin embargo, habría sido igualmente fácil para mí asumir que mis empleados más viejos no eran tan expertos en tecnología como sus compañeros de trabajo más jóvenes, y necesitarían entrenamiento exponencial para recoge las complejidades de los programas.

Pero, en realidad no importa su edad, cada persona aprende de otra manera. Conoce a tus empleados de una manera individual y entiende quién necesita ayuda y quién no.

Olvídate de tu edad en puestos directivos

MITO 4 – No me respetarán por mi edad: “No hay forma de que respeten a una joven recién salida de la universidad”. Lo peor es que estos pensamientos acaban infiltrándose en el estilo de gestión. Quizá alguno de tus empleados cuestionen tu edad en algún momento. Pero la verdadera cuestión aquí es que ganes respeto haciendo tu trabajo y haciéndolo bien. Si consigues esta meta, tu edad no será ningún problema.

[td_smart_list_end]