El nuevo diseño será parte de una remodelación sútil del patrón existente. Se esperan unos bordes curvados tanto a lo ancho como a lo largo del teléfono. Esto permitiría una pantalla OLED de borde a borde debajo del cristal. Pero Samsung espera dejar a un lado tantos cambios de diseño y ofrecer más innovaciones basadas en el software. Esto ya se ha visto en muchos dispositivos de Android y lo veremos en los teléfonos de la gigante surcoreana con un lector de huella dactilar debajo de su pantalla OLED. En relación a la mejora de cámara, la compañía surcoreana ha trabajado con un sistema de cámara dual.

Después de las experiencias con el Note 7, Samsung tendrá que ser cuidadoso con el Galaxy S8. Todavía se asocian los dispositivos de la compañía surcoreana con fuego y baterías que explotan. El Galaxy S8 tendrá que ser, literalmente, el cortafuegos entre el antes y el después, pero no puede aparecer de repente. Antes, Samsung tiene que alcanzar el truco que equilibre la palabra S8 a nivel global y protegerse del daño reputacional al que la compañía se ha visto enfrentado en los últimos meses.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11950]