En esa línea de retroceso, los beneficios netos acumulados y la cifra de facturación de la empresa durante los nueve primeros meses se han visto afectados a la baja en un 15,5% y un 2,5% respectivamente, siempre en relación a las mismas fechas del pasado año. Así los beneficios netos han alcanzado los 7.371 millones de dólares en una facturación global de 58.149 millones.

IBM se enfrenta a la decimoctava caída consecutiva de ventas dentro de un plan a medio plazo que sigue contemplando las obtención de beneficios aunque de manera más moderada. De cara al cierre del ejercicio, la multinacional prevé obtener un beneficio diluido por acción de al menos 12,23 dólares.