Skims, la marca de fajas de Kim Kardashian, ha alcanzado una valoración de 1600 millones de dólares tras recaudar 154 millones de dólares en su última ronda de financiación liderada por la empresa de capital riesgo Thrive Capital.

Una cantidad muy elevada para una firma de ropa que vio la luz en 2019, poco antes de que la pandemia provocada por la COVID-19 parase el mundo –y disminuyera sus hábitos de consumo–. No obstante, la joven marca ha sabido capear el temporal y, pese a las cuarentenas, ha sobrevivido a la pandemia.

Diversidad y expansión

Por su parte, la compañía ha revelado que los últimos fondos se utilizarían para expandirse a nuevas categorías y ampliar su presencia a nivel mundial.

Desde su lanzamiento, hace poco más de un año, Skims ha gozado de gran popularidad entre los consumidores de este tipo de productos. Además, su catálogo ofrece una gran variedad de tallas –desde la XXS hasta la 5XL– por lo que todo el mundo puede encontrar la faja que mejor se adapte a su cuerpo.

En octubre de 2020, Skims amplió su negocio a Reino Unido. El que fuera el primer movimiento de la compañía fuera de Estados Unidos se firmó con un acuerdo de distribución con Selfridges.

A partir de ese momento, Skims ha ido llegado a otros rincones del mundo. En especial a Oriente Medio, donde e-tailer Ounass ha llevado la empresa de Kim a  Baréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

Kim Kardashian, nueva multimillonaria

Una buena noticia más en medio de otras tantas y es que, la más famosa de las Kardashian, se ha estrenado en la lista Forbes de los más multimillonarios del mundo.

Su fortuna tiene un valor de 1.000 millones de dólares, frente a los 780 millones de octubre. Una subida que se debe, principalmente, a sus dos negocios: KKW Beauty y Skims.

A parte de su faceta en el mundo de los negocios, Kim también obtiene beneficios de su participación en el reallity familiar Keeping Up with the Kardashians, sus acuerdos de patrocinio y otras inversiones menores.