España es el cuarto país productor de cerveza de la Unión Europea, facturando 15.500 millones de euros y siendo casi un 1’5 del PIB total. Cada vez más, apreciamos la gran variedad de cerveza que existe y nos atrevemos a probar las cervezas artesanales. Según el Ministerio de Agricultura, el 83% de la cerveza se consume con algo de comer, lo que produce un gran beneficio a los más de 280.000 bares que existen en España.

Este refrigerio amargo, y amable a su vez, es un elemento cohesionador de la sociedad y reúne a un gran número de personas en torno a ella para disfrutar y relajarse. Gracias al autoabastecimiento de cebada y a las cosechas de lúpulo, España disfruta de cerveza propia y goza de la satisfacción de poder decir que es uno de los países líderes en producción, exportación y consumo de este oro líquido.