El precio de la vivienda de lujo en las principales ciudades españolas como Madrid y Barcelona se ha mantenido estable durante la crisis del coronavirus, según el informe Impacto de la pandemia en las zonas prime de Madrid y Barcelona elaborado por Fotocasa a partir de los datos de DataVenues.

Del estudio se desprende que, a pesar de que los precios prime han tenido una bajada a cierre de 2020 en la mayoría de regiones, esta caída ha sido más suavizada que en el mercado residencial convencional, mostrando así una mayor resiliencia frente a la crisis.

Por el contrario, los precios de la vivienda en alquiler sí que han sufrido descensos más acusados que el precio de venta. Durante la pandemia se ha incrementado exponencialmente la oferta de este tipo de vivienda, principalmente por el trasvase de alojamientos turísticos a residenciales.

Incertidumbre legislativa en el alquiler

El Índice Actualizador de Rentas de Contratos de Alquiler (ARCA) continua con su tendencia en descenso, aunque cada vez más moderado, situándose el dato de marzo en un -1%.

“La situación económica que atravesamos está suavizando las rentas, sin embargo, la incertidumbre legislativa ante una inminente nueva ley del alquiler está frenando el ritmo”, explica David Caraballo, director Comercial de Alquiler Seguro.

“En las últimas semanas se está generando mucha incertidumbre entre los propietarios con la posibilidad de la aprobación de una nueva ley que ponga tope a los precios, lo que está repercutiendo en los nuevos contratos. Muchos propietarios están a expensas de ver qué ocurre, retrasando operaciones y conteniendo la oferta“, continua el directivo.

Para Caraballo, “es necesario aumentar la oferta de inmuebles disponibles para alquilar, si se establecen limitaciones se va a conseguir lo contrario. El mercado necesita estabilidad y certidumbre, que den a los propietarios la seguridad necesaria para poner sus viviendas en alquiler”.