Consejos para superar un mal día de trabajo

Al ser un empresario millennial descubrirás subidas y bajadas en tu estado de ánimo. Algunos días tu creatividad estará desbordante. Otros días, te encontrarás sin motivación alguna, preguntándote dónde quedó la inspiración. Melody Wilding, emprendedora estadounidense, conoce por experiencia propia esos frustrantes “días de descanso”. Uno de esos días en los que el ánimo está por los suelos y el cerebro está nublado. ¿Te sientes identificado? Con el objetivo de tener conversaciones más honestas con uno mismo sobre la conciliación de la vida laboral y personal, la felicidad y lo que realmente significa ser parte de la generación acostumbrada al cambio y a las prisas, Wilding comparte algunos consejos para recuperarse de un mal día y volver a la rutina. Te los mostramos a continuación.

Consejos para superar un mal día de trabajo

Cambio de entorno. Aunque no haya una ciencia exacta detrás de este método, se ha demostrado que un cambio de ambiente estimula la creatividad.

Consejos para superar un mal día de trabajo

Elige tu lugar. Estar tan centrados en distracciones diarias como redes sociales puede pasarle factura a tu concentración. Cal Newton, profesor de la Universidad de Georgetown, llama a esta práctica “trabajo profundo”, esencial para los días en los que te encuentras dispersa. Se trata de encontrar un lugar diferente al habitual, para estimular a tu cerebro y generar nuevas ideas.

Consejos para superar un mal día de trabajo

Es un mal momento, no una mala vida. Un mal día tiende a emitir una nube sobre todo y provocar sentimientos negativos que nos hacen ver las situaciones más pesimistas. Cambia la actitud. Un mal día lo tiene cualquiera.

Consejos para superar un mal día de trabajo

Organiza una actividad que no forme parte de tu rutina. Aprovecha un día malo para hacer algo diferente: visita esa exposición que lleva meses en tu lista de cosas “por hacer”, queda con amigos, ve al cine… Cualquier cosa que no forme parte de tu rutina laboral te hará sentirte mejor. Si no tienes mucho tiempo, resérvate al menos media hora para ti, para dar una vuelta o tomar un café rápido con un viejo amigo.

Consejos para superar un mal día de trabajo

Rituales. Tal y como asegura la emprendedora, crearte unos rituales diarios ayuda a evitar el estrés. Por ejemplo, vacía el buzón de entrada de tu correo antes de irte a dormir o anota cuál será la primera tarea para el día siguiente.

[td_smart_list_end]