Después de un cuarto de siglo de andadura bajo el paraguas de Bankinter, la aseguradora Línea Directa cotizará, previsiblemente, como empresa independiente a finales de abril. El banco que dirige María Dolores Dancausa se desprende en esta operación de casi un 83% del capital de una filial que ha destacado por poner sobre la mesa un “modelo de negocio único y diferenciado”, como ha destacado la consejera delegada de Bankinter.

Para Dancausa, que las compañías tomen rumbos separados no solo será bueno a largo plazo, sino que llega en el momento adecuado. Para Bankinter, Línea Directa “siempre fue considerada una inversión financiera” para la entidad. Su salida a Bolsa estaba en agenda y “el momento es ahora”. “El banco está muy bien y vamos a seguir creciendo en solitario. La operación se hace ahora porque podemos y porque es bueno que Bankinter se centre en su negocio bancario y Línea Directa en el asegurador”, ha explicado a periodistas durante una rueda de prensa virtual celebrada este martes. “Que cada compañía tenga sus propias estructuras de capital y políticas de dividendo es muy bueno”.

¿Y por qué se ha elegido esta vía? Dancausa lo deja claro: “Queríamos retribuir al accionista, darle las gracias por la confianza que depositó en 2009 cuando ampliamos capital para adquirir el 50% restante de Línea Directa a Royal Bank of Scotland”. La principal ejecutiva de Bankinter, impulsora de la aseguradora y su consejera delegada desde 2008 hasta que asumió su cargo en el banco en 2010, confía plenamente en el potencial de ambas compañías por separado. “Estamos convencidos de que el tiempo demostrará que el valor de ambas por separado será mucho mayor que el de Línea Directa dentro de Bankinter”, ha afirmado.

Bankinter sin Línea Directa

El fortalecimiento del negocio bancario permite mirar al futuro sin Línea Directa con gran positivismo. Según las estimaciones de la entidad, en 2023 prevén recuperar los ingresos procedentes de Línea Directa, superando los 550 millones de beneficio neto, la ratio CET 1 del 11,5%-12% y la rentabilidad (ROE) superior al 10%.

La compañía indica que recuperará su política de dividendo habitual, del 50% de pay out, y la aseguradora decidirá de forma independiente su política de dividendo para el futuro.

Además, han explicado que la segregación no tiene implicaciones en los acuerdos de bancaseguros de Bankinter, que mantiene “una magnífica relación” con Mapfre y con otras aseguradoras. “Es un tema que tenemos que analizar para seguir creciendo en ingresos en la línea de seguros, pero esta operación no afecta para nada a nuestra alianza con Mapfre, que es estable y a largo plazo”, ha indicado su CEO.

Bankinter tomó la decisión de separar el negocio de la aseguradora y que saliese a Bolsa a finales de 2019 y la junta de accionistas lo aprobó en marzo del año pasado. La pandemia puso el proyecto en pausa, atendiendo a los requerimientos de prudencia del Banco Central Europeo (BCE), hasta ahora. Este martes ha dado luz verde para que el banco español distribuya en especie entre sus accionistas la totalidad de la prima de emisión, por importe de 1.184 millones de euros, mediante la entrega de acciones de Línea Directa.

Esto se traduce en la entrega a los accionistas del 82,6% del capital social de Línea Directa, con lo que en manos de Bankinter quedará un 17,4%, una participación con un valor de mercado de 249,7 millones.

¿Venderá Bankinter esta participación?

El banco ha descartado cualquier intención de vender la participación que mantendrá en Línea Directa una vez la aseguradora empiece a cotizar. Así lo ha confirmado el director financiero del grupo, Jacobo Díaz, a los medios este martes en rueda de prensa.

El ejecutivo ha insistido en que la participación permanecerá estable en la entidad, pero quedará clasificada como disponible para la venta por motivos contables. “No se venderá la participación, tenemos la voluntad de mantenerla a medio y largo plazo“, ha subrayado Dancausa.