El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que la entidad pasó de ser el principal problema del sector y de la estabilidad del país en 2012 a ser un referente y a contribuir «de forma decisiva» a la mejora socioeconómica del país. Así lo ha transmitido durante la celebración de la junta general de accionistas en Valencia, la última en la historia de la entidad ante su próxima fusión con CaixaBank.

Goirigolzarri, ha puesto en valor el “impresionante” proceso de transformación que ha vivido la entidad a lo largo de todos estos años, basado en unos sólidos principios de gestión responsable, y con la fusión con CaixaBank se inicia una “nueva etapa” con “un proyecto que es enormemente ilusionante, porque vamos a crear el primer grupo financiero en España”.

Además, Goirigolzarri se ha mostrado confiado en recibir en breve las autorizaciones para la fusión, momento en el que comenzará la unión real de las dos entidades, que culminará con la integración tecnológica, que, en principio, está prevista para finales de este 2021.

En este sentido, ambas entidades prevén ejecutar este viernes, a partir del cierre de mercado, el canje de acciones con el que articularán su unión.

De este modo, el próximo 26 de marzo sería el último día de cotización de los títulos de Bankia, que saltó al parqué en 2011, y el lunes 29 empezarían a cotizar los nuevos títulos de CaixaBank emitidos para atender el intercambio.

Más rentabilidad para los accionistas

Goirigolzarri ha trasladado a los accionistas que la integración con la entidad catalana “es la mejor forma de poder retribuirles en base a una rentabilidad que será muy superior en el caso de la entidad combinada, que en el de la entidad en solitario”.

En este sentido, ha reiterado que “tras la fusión, la nueva CaixaBank será una entidad con una gran fortaleza financiera capaz de generar una rentabilidad sostenible. Y esta es la condición necesaria para poder maximizar los dividendos en efectivo, que es el objetivo de todos nosotros”.

El presidente de la entidad ha destacado que, a cierre de la semana pasada, la revalorización del precio de la acción ha sido del 69% respecto a la cotización que teníamos el día previo al anuncio de la operación. Esto se traduce en un diferencial de más de 20 puntos porcentuales sobre el crecimiento que ha tenido el Eurostoxx Banks o de 48 puntos porcentuales sobre IBEX.

Un 2020 complejo

El directivo se ha referido al pasado año como un ejercicio de “gran complejidad” en el que “nos enfrentamos a una crisis sanitaria que todavía nos sigue dejando una intensa huella, tanto en términos de pérdida de vidas humanas como en términos económicos y sociales”.

El presidente de Bankia ha defendido que, ante esta situación, la entidad tuvo una “reacción extraordinaria”: mantuvo abiertas la práctica totalidad de las oficinas durante los meses de confinamiento estricto, mantuvo un excelente funcionamiento de los canales digitales y extendió el teletrabajo.

Por otra parte, la entidad impulsó el diseño de soluciones y productos para apoyar a familias, autónomos y empresas afectadas por la paralización de la actividad.

Plan Estratégico 2018-2020: Objetivos a medio cumplir

Goirigolzarri ha valorado los resultados del Plan Estratégico 2018-2020, ya que se han cumplido “todos los objetivos que dependen de nuestra gestión”, como el aumento de cuotas de mercado, la contención de gastos o la reducción de los activos improductivos.

Sin embargo, ha expuesto ante los accionistas, “no hemos cumplido con el objetivo de margen de intereses, debido al fuerte impacto que sobre esta variable ha tenido el comportamiento de los tipos de interés, que ha sido radicalmente peor a lo esperado por el mercado”.

Pese a ello, se ha superado el principal objetivo del plan, el de generación de 2.500 millones de euros en tres años, y que ha alcanzado 2.932 millones, lo que en términos de ratio de capital CET1 supone elevarlo al 15,48%.

El directivo ha lamentado que no se haya podido distribuir esta cuantía entre los accionistas, “por el entorno supervisor y regulatorio como consecuencia de la pandemia”, pero ha puesto en valor que “esta generación de capital ha sido clave en la operación de fusión con CaixaBank”.

Con el cierre del Plan Estratégico se pone el broche a un ciclo de transformación en la historia de Bankia”, ha explicado Goirigolzarri.

Referente en banca responsable

El presidente de Bankia ha señalado que la nueva CaixaBank “tendrá la obsesión de desarrollar una forma de hacer banca muy cercana, muy próxima a nuestros clientes y a la sociedad en su conjunto, porque tendrá el objetivo de ser el referente de una banca responsable”.

Y este compromiso no partirá de cero porque tanto desde Bankia como desde CaixaBank ya se venía poniendo en práctica. En Bankia, se ha desarrollado a través de tres ejes principales. En primer lugar, potenciando la diversidad del banco y, en particular, la presencia de mujeres en posiciones directivas, que en 2020 representaban el 43% del equipo directivo y supusieron el 52% de las promociones. Estas políticas han permitido a Bankia entrar en el índice Bloomberg’s 2020 Gender Equality Index (GEI) que reconoce al banco, como entidad de referencia en cuanto a igualdad de género, a nivel mundial.

A ello se une la apuesta por la educación a través de la Fundación Bankia por la Formación Dual, “tan necesaria en nuestro país y que lo será más en el futuro”, y los programas de acción social de la entidad, que en los últimos ocho años han aportado 147 millones de euros a proyectos sociales de toda España, de los que se han beneficiado 3,6 millones de personas y unas 6.000 fundaciones y asociaciones.