Aena ha registrado en 2020 unas pérdidas de 126,8 millones de euros –las primeras desde 2012– y una caída de sus ingresos de 2.262,9 millones, hasta el 50,2% respecto al ejercicio anterior, debido a las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia.

Asimismo, el resultado bruto de explotación (EBITDA) ha sufrido una caída del 74,2%, hasta los 714,6 millones de euros, incluyendo 22,7 millones de la consolidación de Luton y un impacto negativo de 66,8 millones de Aena Brasil.

La reducción del tráfico de pasajeros durante 2020 en España, del 72,4%, hasta los 76,1 millones de viajeros (del -70,9% si se incluyen el Aeropuerto de London-Luton y de los seis aeropuertos del Aena Brasil), se ha traducido en una caída de la actividad aeronáutica que registra una bajada del 67,1% en sus ingresos.

Por su parte, los comerciales se anotan un descenso del 16,4%, pero incluyen Rentas Mínimas Anuales contabilizadas no cobradas de 635,5 millones, incluidas las correspondientes al periodo del estado de alarma (198,6 millones), en aplicación de las normas de contabilidad (NIIF 16-arrendamientos).

La compañía mantiene una firme política de ahorro de costes, que puso en marcha en marzo de 2020. Con este plan, los ahorros acumulados entre abril y diciembre de 2020 han ascendido a 404,7 millones de euros.

Descuentos comerciales por unos 800 millones

Los descuentos que ha ofrecido el área comercial de Aena a todos sus clientes ascienden en 2020 y 2021 a unos 800 millones de euros. Su objetivo es ajustar los contratos de forma equilibrada a la situación de las partes, ambas muy afectadas por la COVID-19.

Con sus operadores de travel retail y de restauración, Aena ha establecido un marco general de acuerdos en función del Real Decreto Ley de apoyo al sector turístico, la hostelería y el comercio (RDL 35/2020), aunque la compañía ha ido más allá.

La propuesta, por periodos, recoge una reducción del 100% en la RMGA del período comprendido entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020 (primer estado de alarma) y un descuento del 50% desde el 21 de junio de 2020 hasta el 8 de septiembre de 2021 (decretado el segundo estado de alarma). En 2020, por tanto, el descuento ronda el 60%.

Además, si las superficies se cierran por decisión operativa de Aena, el descuento es de hasta el 100%. Hasta la fecha, han aceptado esta propuesta un 56,2% del total de los clientes, puntualiza la compañía.

Incentivos para la temporada de verano

Aena continúa, además, con su política de incentivos comerciales diseñados para potenciar la programación de operaciones por parte de las compañías aéreas. Así, ha aprobado un nuevo incentivo extraordinario de recuperación de operaciones para la temporada de verano de 2021.

Esta medida, que se aplicará entre el 1 de abril y el 31 de octubre, incentiva el porcentaje de recuperación que supere unos determinados umbrales. Para los tres primeros meses, el umbral de recuperación establecido es del 30% y, para los últimos cuatro meses, del 45%. Todas las operaciones realizadas a partir de esos porcentajes serán incentivadas en su tasa de aterrizaje en el mismo porcentaje de su recuperación. El incentivo supone que las compañías recibirán un descuento en la tarifa media mensual de aterrizaje para todas aquellas operaciones que superen los niveles fijados, independientemente del número de pasajeros que transporten.

Asimismo, en marzo entrarán en vigor las tarifas correspondientes a 2021, a las que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado su conformidad para su congelación, tras recuperar déficits de ejercicios precedentes.

Objetivo: mantener el empleo y la seguridad de los pasajeros

Aena ha priorizado el mantenimiento del empleo y la gestión de la recuperación operativa de sus aeropuertos, para proteger y garantizar la salud y seguridad de pasajeros y trabajadores, una labor coordinada con las autoridades sanitarias y del Transporte, así como con los Estados Miembros de la UE.

En abril, la compañía puso en marcha su Plan de Recuperación Operativa, una serie de medidas basadas en las directrices de la Comisión Europea y de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), establecidas en colaboración con el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), además de haber sido coordinadas con los Estados Miembros y las asociaciones internacionales de aeropuertos (ACI) y de aerolíneas (IATA).

Recientemente, los aeropuertos Adolfo Suárez Madrid-Barajas, Josep Tarradellas Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca han recibido la Acreditación de Salud Aeroportuaria (AHA por sus siglas en inglés, primer programa mundial concebido específicamente para el sector aeroportuario a partir de la crisis de la COVID-19).

Aena colabora también con las autoridades sanitarias aportando los recursos necesarios para la realización de los controles sanitarios establecidos a todos los pasajeros internacionales.