Toda crisis esconde una oportunidad y Barceló tiene claro que del durísimo año de la pandemia hay que salir reforzados. La hotelera mallorquina acaba de cerrar un 2020 para el olvido, con pérdidas de 137 millones y una caída en los ingresos del 60%, hasta los 946,2 millones de euros. 

Pero su balance estaba saneado y, además de capear el tsunami, se ven con músculo para consolidar su crecimiento. Para cumplir esta meta, la compañía ha marcado tres frentes: continuar con su expansión, con más de una decena de aperturas tanto en España como fuera; invertir en su planta hotelera actual para estar lo mejor preparado posible para cuando el sector se reactive; y buscar nuevos activos aprovechando el ciclo del mercado. 

Barceló lleva tres años con la chequera preparada en busca de una buena oportunidad. Ya lo intentó en 2018, proponiendo una fusión a NH Hotels que no llegó a buen puerto. Y al cierre de 2019, González insistía en que seguían con ganas de crecer, sobre todo en gestión, de la mano de socios como Blackstone. Para 2021, el grupo mallorquín ve “grandes oportunidades” para crecer y ser “más fuertes y sostenibles”. Además, cuentan con capacidad para conseguir liquidez a través de líneas de crédito de poco más de 1.000 millones. “Tenemos previsto crecer de la mano de socios como HI PArtners y Covivio, para quien ya gestionamos hoteles en varios destinos”, apuntan fuentes de Barceló a Forbes. Pero también valoran “oportunidades de nuevos partners estratégicos, tanto para aumentar nuestra presencia en el segmento vacacional, como en el urbano”.

González ha reconocido este martes, durante la presentación de resultados de la hotelera, que siguen abiertos a las distintas opciones, incluidas fusiones. Además, ve muy probable que en los próximos años se avance en la concentración del sector hotelero español, “no necesariamente en propiedad”, sino en operación de marcas, capacidad o programas de fidelización.

Año de crisis, año de movimientos corporativos

Los analistas del sector hotelero pronostican ya un año de movimientos corporativos, con compraventas y fusiones a la vista, impulsado por la necesidad de muchas empresas de conseguir liquidez y, a una mala, salvarse de la quiebra. La pandemia solo ha dejado ‘en pausa’ el apetito inversor de fondos y sociedades de inversión inmobiliaria porque saben el potencial de recuperación y crecimiento que tiene el turismo.

“Este año presenta oportunidades de inversión que rara vez se han visto en un sector tan consolidado y estable como el turístico”, explicaba recientemente Alberto Peris, director ejecutivo y socio fundador de CesaeBusiness & Tourism School. “Los grandes inversores inmobiliarios conocen el valor estratégico de estos activos, muchos de los cuales precisan una transformación o un reposicionamiento como consecuencia de la crisis sanitaria y las nuevas tendencias de viaje”, añade.

El foco de Barceló está puesto en la adquisición de nuevos activos hoteleros y en el reposicionamiento de los que ya tiene para sacar el mayor partido posible al mercado “latente”, ‘dormido’ por las restricciones que ha impuesto el covid. Para este reposicionamiento de sus hoteles tanto en España como en el extranjero, la compañía destinará 200 millones. El objetivo es tener el porfolio actualizado y preparado para aprovechar el tirón de la recuperación. Sus hoteles Barceló Tánger y Allegro Agadir, en Marruecos, están marcados en la lista de los activos a actualizar, y la hotelera prevé construir un nuevo establecimiento en el centro de Funchal (Madeira) en Portugal.

Expansión en 2021

Tras sumar siete hoteles en 2020, seis de ellos en España y otro en Turquía, la compañía avanzará en sus planes de expansión durante este año con un total de 13 nuevos establecimientos con los que sumarán un total de 2.441 habitaciones.

Raúl González, CEO para EMEA de Barceló Hotel Group

En España abrirá cinco hoteles situados en las provincias de Alicante, Cádiz y Málaga. A nivel internacional, Barceló ha arrancado el año con la apertura hace una semana de un cuatro estrellas en Dubai, el quinto hotel en Emiratos Árabes Unidos y activo que les consolida como hotelera líder en Oriente Medio y norte de África (MENA) tras alcanzar los 19 hoteles en cuatro países, destaca la compañía. 

Además, sumará dos establecimientos en Portugal, en Madeira y en Azores; y entrará en el Índico a través de una joint venture con Browns Investments, filial de LOLC Group, para gestionar dos hoteles en Sri Lanka y dos en Maldivas. El acuerdo incluye el desarrollo de un complejo de nueva construcción que se compondrá de tres hoteles cinco estrellas en el atolón North Male de Maldivas. Por último, también prevé llegar a Indonesia con un resort en gestión en Bali.