Dar el asesoramiento adecuado puede ser complicado, sobre todo en edades en las que no se tiene que depender financieramente de los padres. Estos son algunos de los errores que se cometen a la hora de enseñar a sus hijos a desenvolverse con el dinero.

Acción de los padres: Ahorrar para ir a la universidad con mayor prestigio.

Consejo real: Tener en cuenta el precio de la educación universitaria, la especialidad y el potencial de los ingresos del futuro. “Los adolescentes necesitan estar animados para encontrar una escuela con el sistema más adecuado y asequible, no solo asistir a una universidad con nombre”, dice Erin Lowry, blogger de finanzas personales en Broke Millennial. También hay que tener en cuenta las becas disponibles. Igual no se trata de vivir ahorrando compulsivamente, sino que los hijos aprendan a luchar por conseguir otras formas de financiación.

Acción de los padres: Comprarles a tus hijos cosas por adelantado con la condición de que te devuelvan el dinero con el tiempo.

Consejo real: Hacer que trabajen o ganen dinero para comprarse lo que quieren.

Acción de los padres: Está bien que los padres ayuden a sus hijos con el pago inicial.

Consejo real: Posee cosas que puedas pagar. En muchos casos vivimos con más cosas de las necesarias. Si los niños se acostumbran desde pequeños a contar lo el respaldo de papá y mamá para todo aquello que deseen, nunca entenderán qué es una deuda y qué es tener que prescindir de pequeños caprichos.

Acción de los padres: Utilizar las tarjetas de crédito para hacer compras grandes (y en algunos casos ganar más puntos).

Consejo real: Mantén dinero en efectivo para controlar tus gastos. “Una de las razones por las que los niños se meten en problemas financieros es por la costumbre de usar la tarjeta de crédito”, dice Chris Young, directora de Cassaday & CompanyInc.