Bankia ha celebrado este martes su junta general extraordinaria de accionistas en la que se ha aprobado el proyecto de fusión con CaixaBank.

El presidente de la entidad financiera, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado que dicha unión es un hito muy relevante para el conjunto del sistema bancario, ya que supone la creación de la primera franquicia financiera del país que tiene la aspiración de convertirse en “el mejor banco de España para nuestros clientes, nuestros equipos y nuestros accionistas”.

El directivo ha puesto en valor que la anticipación para llevar a cabo esta operación “ha sido un factor estratégico clave” porque, “en un momento de cambio abrupto, te permite una mayor opcionalidad y, además, poder afrontar la integración desde una mayor fortaleza financiera”.

El proyecto de fusión supone el nacimiento de una nueva entidad “con un gran tamaño crítico, con una gran calidad de balance, muy solvente, un modelo de distribución único y que, junto a las sinergias que se van a producir tras la integración, va a ser capaz de generar una mayor rentabilidad”, ha expuesto.

Goirigolzarri ha recordado que “partimos de unos niveles muy holgados de capital que nos permitirán absorber los costes de reestructuración y los ajustes financieros, previstos en 150 puntos básicos, alcanzando un nivel de capital proforma de máxima calidad del 11,6% en marzo de 2021”.

Estas son las claves de la fusión entre Bankia y CaixaBank:
  • Esta operación dará lugar al primer banco de España.
  • Supone una importante generación de valor, con un incremento del beneficio por acción del 69% sobre el estimado para Bankia como entidad independiente en el año 2022.
  • El volumen de activos totales será superior a los 660.000 millones de euros.
  • Las cuotas de mercado serán de alrededor del 25% en España.
  • Contará con más de 20 millones de clientes.
  • Permitirá unos ahorros de costes anuales de 770 millones de euros y una capacidad de generación de nuevos ingresos de 290 millones.
  • La ecuación de canje de 0,6845 acciones de CaixaBank por cada acción de Bankia supone una prima del 20% sobre la cotización de la entidad el día del anuncio de la operación o del 28% si se toma la cotización media de los tres meses anteriores.
  • En términos de beneficio por acción, la entidad combinada alcanzará en 2022 un nivel de 0,33 céntimos por título, casi un 70% superior al que hubiera obtenido Bankia y un 28% superior al nivel que obtendría Caixabank.
  • Los antiguos accionistas de Caixabank representarán el 74,2% del capital de la nueva entidad combinada, mientras que los accionistas de Bankia representarán el 25,8%.
  • En cuanto a composición del accionariado, Criteria ostentará el 30% de las acciones, el FROB un 16%, los inversores institucionales representarán el 37% y los más de 750.000 accionistas minoristas el 17% del capital.
  • En términos de rentabilidad sobre capital tangible o ROTE, la entidad combinada podrá alcanzar en 2022 un 8,2%.
  • La red física de Bankia y CaixaBank tiene presencia en más de 2.200 municipios de España, en 290 de los cuales será la única entidad bancaria presente.
  • El nuevo Consejo estará compuesto por 15 miembros –el 40% mujeres–, que incluyen tres consejeros dominicales, dos representando a Criteria y uno representando al FROB. El 60% del Consejo estará compuesto por consejeros independientes.
  • El objetivo es generar 290 millones anuales, antes de impuestos, debido a los mayores ingresos que se generarán al implementar las mejores prácticas comerciales de ambas entidades.
  • Se busca alcanzar alrededor de 770 millones de euros anuales, antes de impuestos, a partir del año 2023 en ahorros de costes.
  • El ratio de eficiencia mejorará en casi 8 puntos porcentuales, pasando de una posición que sitúa a Bankia en la media del sector en España a una situación muy ventajosa tanto respecto a la banca española como a la banca europea.
  • El nuevo banco será más rentable que las dos entidades por separado, con un balance muy sólido y con un capital holgadamente superior a los requerimientos regulatorios que contará, además, con un gobierno corporativo excelente y un elevado porcentaje de consejeros independientes.
  • Asimismo, ha subrayado que mantendrá el objetivo de seguir financiando a familias y a empresas para seguir apoyando la recuperación económica y social de España.
  • La sede social de la nueva entidad se mantendrá en la ciudad de Valencia, ciudad en la que ambas entidades ya la tenemos en la actualidad.
  • Desde el punto de vista operativo existirán dos sedes, una en Madrid y otra en Barcelona.
  • Se conservará la marca Caixabank, marca que tiene un enorme valor histórico y un gran reconocimiento en el mercado.
Riesgos de la integración

José Ignacio Goirigolzarri también ha explicado que, como cualquier proceso de integración, se enfrentan a “cierto riesgo de ejecución“. Sin embargo, ha destacado dos grandes fortalezas de ambas entidades:

  • Tenemos una larga experiencia en procesos de integración. En los últimos 10 años, hemos integrado un gran número de entidades, alcanzando unos ahorros de costes superiores a los inicialmente anunciados.
  • Compartimos unos valores y una cultura común. Tanto Bankia como Caixabank, compartimos un modelo de gestión cuya prioridad es seguir mejorando la satisfacción de nuestros clientes, algo fundamental para poder seguir generando valor de una manera sostenible para todos nuestros stakeholders.