La empresa de telecomunicaciones está volcada en el desarrollo de la red 4G de alta velocidad, así como en la expansión de nuevos negocios digitales como el almacenamiento de datos en la nube o el llamado big data. Además, ha vendido filiales en Irlanda, Eslovaquia y República Checa para centrarse en sus principales mercados, como Brasil, Alemania y España.

Telefónica ganó 4.577 millones de euros en los primeros nueve meses del año y ha alcanzado un total de 24,87 millones de clientes (+12,5%). Su principal frente abierto es la oferta pública de venta (OPV) de su filial británica a Hutchison, prevista para el segundo trimestre de 2016.