Desde el reciclaje de basura hasta la elección de hacer inversiones éticas de tu dinero, la conciencia sobre cómo nuestras elecciones diarias pueden impactar en el mundo está aumentado.

En respuesta, las empresas están bajo una creciente presión para proporcionar productos y servicios que se centren en la sostenibilidad, el medio ambiente y las mejores prácticas de trabajo.

Y es una buena noticia que, cuando tratas de ser ‘ecológico’ con tu dinero, en la actualidad, tienes delante más oportunidades que nunca.

Si quieres ser un comprador ético, ten en cuenta en qué productos, actividades o acciones inviertes tu dinero. Estos son 8 conceptos que deberías valorar como consumidor:

  • Ética. Que los trabajadores tengan un trato justo, y los animales y los métodos de producción o compra se traten con principios.
  • Sostenible. Que el proceso de producción sea ecológico y que los materiales utilizados sean biodegradables o reciclables. Además, que la energía verde se utilice en cierta medida durante el proceso de fabricación.
  • No testado en animales. Que los animales no hayan sido utilizados o dañados en la fabricación del producto.
  • Orgánico. El producto está libre de toxinas y químicos. El bienestar de los animales también es de alta prioridad.
  • Comercio justo. Asegura que los trabajadores están tratados justamente y reciben un sueldo decente.
  • Verde. Este término puede englobar todo lo anterior, así como las preocupaciones que prevalecen en cada momento. Por ejemplo, el reciclaje, la eliminación de residuos innecesarios y la eliminación gradual del uso de combustibles fósiles.

También puedes proteger el medio ambiente simplemente comprando menos y reduciendo la cantidad que consumes.

*Puedes leer la noticia completa aquí.