Andrés Rodríguez, presidente, editor y director de Forbes España, ha sido el encargo de dar la bienvenida a todos los ponentes y seguidores del Forbes Summit Reinventing Spain 2020.

Rodríguez ha explicado su visión del país en su discurso de apertura del evento, a la vez que ha expuesto cómo le gustaría que fuera España. Ha comenzado matizando que Forbes Summit Reinventing Spain “lo único que busca es preguntarse de una manera honesta y leal qué problemas tenemos en este país”.

En su opinión, “cambiar el país no se trata únicamente de pedírselo a alguien para que nos lo haga” y ha subrayado que ahora también se trata de preguntarse “qué puedes hacer tú por tu país desde tu territorio y tu posición“, haciendo referencia a una conocida frase del que fuera presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy.

En relación al sector de la comunicación, ha dicho que “dentro de nuestro oficio nos estamos reinventando e intentando ayudar a reinventar este país“.

Mejorando el país

Durante su intervención, el presidente de Forbes España ha indicado que le gustaría vivir “en un país en el que la diferencia sume, no reste”.

También, le gustaría tener “un país estable para hacer negocios, donde los empresarios no estuvieran en duda y donde nuestros jóvenes no pensaran que su futuro está fuera. En el que las discusiones entre las ideas diferentes no se produjeran a gritos, donde la cultura española no sea algo que tengamos que reivindicar en cada legislatura, en el que escuchemos a los mayores, y con medios de comunicación rentables”.

Asimismo, a Rodríguez le gustaría un país “que se pueda replantear las cosas sin la necesidad de romperse la camisa cada vez que se replantea algo, sino que considere que el mero hecho de discutirlo y hablarlo forma parte del gusto de vivir cada día”.

Además, para el empresario, España tendría que “tener una industria diversificada, a los mejores de nuestra sociedad en la política y comunidades autónomas que se alegren de los progresos de las otras; incorporar a sus inmigrantes a la sociedad civil; y ser un país más eficaz en el que la guerra civil no se convierta en un debate diario de argumento contra alguien que piensa otras ideas”.