Cualquiera que siga la evolución del sector energético sabrá que la energía solar ya no es sólo el futuro sino el presente. Según el World Energy Outlook 2020 de la Agencia Internacional de la Energía, la energía solar fotovoltaica ya es la fuente de electricidad más barata de la historia. No estamos hablando del futuro, sino del presente, de las instalaciones actuales.

En estas condiciones, no debería sorprendernos el hecho de que la energía solar haya sido capaz de cubrir por primera vez toda la demanda en Australia del Sur el 12 de octubre: pueden apostar a que lo veremos repetirse en muchos más lugares, en muchas más ocasiones y por períodos cada vez más largos. El aumento progresivo de la eficiencia y la disminución del costo de los paneles fotovoltaicos está convirtiendo a la energía solar en la alternativa lógica para la generación de electricidad. Es más, la tecnología sigue evolucionando y todavía hay posibilidades incipientes, como las perovskitas, que prometen aumentos sustanciales de la eficiencia.

Como resultado, los paneles solares pueden instalarse ahora en cualquier lugar, cubriendo canales de agua en la India, en marquesinas sobre las autopistas de Alemania, o en los techos de las escuelas en los Estados Unidos. Cuando las variables económicas de una tecnología cambian de esta manera, la creación de una red de generación de electricidad sobredimensionada basada en la energía solar y eólica es la alternativa lógica, y quien no lo haga quedará relegado a fuentes de energía menos eficientes y, sobre todo, más sucias.

Energía solar y eólica

La energía solar y eólica son el presente y el futuro no tanto por cuestiones ambientales, sino económicas: el gobierno británico admite que la energía solar y eólica ha resultado ser entre un 30% y un 50% más barata de lo que se había estimado inicialmente, y añade que las energías renovables pudieron, durante el primer trimestre de 2020, cubrir no menos del 47% de la demanda total de electricidad del país. En Alemania, las cifras son similares: entre enero y junio de este año, el 42% de la electricidad consumida fue generada por el sol y el viento.

La descarbonización de la energía y la economía es la única forma lógica de avanzar. La energía solar y eólica, complementada con tecnologías de almacenamiento, son ya la forma más eficiente de alimentar el tejido energético de un país. Las matemáticas lo dejan claro: los vehículos eléctricos alimentados por baterías recargadas con energía solar son la alternativa lógica al motor de combustión interna.

Todo lo demás que creías saber sobre la energía, los mitos y leyendas sobre las alternativas que sólo eran viables gracias a los subsidios, o los supuestos problemas de suministro cuando el sol no brillaba o el viento soplaba, están equivocados, mal informados o anticuados. Actualícese y actúe en consecuencia. Por tu bien, y por el de todos.