El sector de la moda ha mantenido posiciones en 2019, manteniéndose en el 2,8% su peso en el Producto Interior Bruto (PIB) español y en el 4% en el mercado laboral, según el estudio Informe Económico de la Moda en España, impulsado por Modaes.es con la colaboración del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) y de Accenture.

En 2019, la contribución de la moda en la actividad económica quedó lastrada en el ámbito industrial en relación al año anterior. En particular, el valor añadido bruto de las actividad productivas vinculadas a la moda se situó en el 4,2% del total generado por toda la industria manufacturera en el país.

No obstante, la moda ganó importancia como generador de valor añadido bruto en el conjunto del comercio del país. Esta relación pasó del 12,4% en 2018 al 13% en 2019.

La moda en el mercado laboral

La moda continúa ajustando su importancia en la economía española en términos de generación de empleo. En 2019, este valor perdió una décima respecto al año anterior, situándose en el 4%.

En términos de empleo, la pérdida de peso de la moda se produjo fundamentalmente en el ámbito industrial, donde descendió medio punto, del 7,8% en 2018 al 7,3% al año siguiente.

Por el contrario, la moda ganó peso en el sector de la distribución en términos de empleo, aunque lo hizo de forma moderada.

Así pues, la pérdida de peso de la moda en el mercado laboral español se debe tanto al ajuste en su importancia relativa en el sector manufacturero como al dinamismo en términos de creación de puestos de trabajo de otros sectores de la economía, fuera del ámbito comercial y productivo.

La moda, relevante en el exterior

La moda española mantiene e incluso incrementa su importante en la proyección exterior de la economía española tras recuperar altas tasas de aumento de las exportaciones.

En 2019, las ventas al exterior del sector de la moda alcanzaron u nuevo récord histórico, situado en 25.911 millones de euros. Así pues, esta cifra sitúa el peso de la moda en las exportaciones españolas de bienes en el 8,9%, lo que supone un salto de dos décimas respecto al ejercicio precedente.

2020, un año marcado por la COVID-19

La crisis del coronavirus también azota al sector de la moda. La pandemia deja una serie de datos negativos en este segmento, con fuertes descensos en términos de actividad, empleo, exportaciones y ventas minoristas en los primeros meses de 2020.

En este sentido, el número medio de afiliados a la Seguridad Social en las empresas de la industria textil, la confección y el sector del cuero y el calzado ha caído un 6,6% interanual en septiembre, según los últimos datos disponibles.

Por rama de actividad, casi todas las magnitudes referidas a la industria son negativas desde marzo. En el textil, el Índice de Producción Industrial (IPI) en julio registró la primera subida del año, con un alza interanual del 1,4%, tras un ciclo de descensos que llegó a máximos superiores al 50%.

El IPI llegó a caer en la cofección cerca del 80% y no ha dejado de ir a la baja en los últimos meses con datos disponibles, con caídas del 29,6% en junio y del 23,9% en julio. Los resultados son similares en la industria del cuero y el calzado.

Respecto a las exportaciones, una de las principales vías de escape del sector español de la moda durante la anterior crisis económica, han ofrecido caídas a doble dígito motivadas por la contracción de la demanda internacional y el freno al comercio global.