La rebaja de la calificación de la empresa germana es de un solo escalón: de “A” a “A-”. No obstante, la agencia ha advertido al grupo automovilístico de que podrá rebajarle el rating “hasta dos escalones más” porque “todavía no ha concluido” la evaluación “completa” sobre las repercusiones de la crisis en la compañía.

Volkswagen, en opinión de la agencia, sigue expuesta a “amplias consecuencias negativas” por el escándalo de los motores trucados. Además, la crisis de la compañía ha puesto en evidencia para S&P “deficiencias en su gobernanza y en su gestión de riesgos”.

Controles “inadecuados”
“Creemos que sus controles internos han demostrado ser inadecuados en la prevención o la identificación de la supuesta conducta ilegal”, ha indicado la agencia de calificación en su informe. S&P afirma además que el “incumplimiento de la legislación ambiental de Estados Unidos y potencialmente de otros países constituye un riesgo reputacional y financiero para Volkswagen en el medio plazo”.

La rebaja de rating llega apenas unos días después de que el ministro de Industria, José Manuel Soria, asegurara que el grupo alemán mantiene sus inversiones en España, tanto los 3.200 millones destinados a la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) como los 1.000 millones destinados a la factoría de VW en Landaben (Navarra).